Narros del Puerto

Narros del Puerto

Información turística: 920231533

Web información turística

Su origen romano es seguro, lo acreditan las aras que después se aprovecharon para edificar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en un paraje natural pintoresco, rodeada con cerca de piedra y sobre un alto, a bastante distancia de las primeras casas. Una de las inscripciones romanas se traduce así: “Julius Calanus cumplió con placer su voto a los Lares del camino”. Quizás se refiera a la calzada que atravesaba el puerto del Pico, un paso natural, junto al de Menga, desde Extremadura. Por eso Narros era un caserío conocido por pastores y ovejas trashumantes.

Pero no solo fue y es ganadero. Justo en su caserío acaban las estribaciones serranas y comienza la vega del valle de Amblés, el del río Adaja, al que tributa el arroyo Ullaque que pasa por Narros. Este variado paisaje de soto y monte, cultivo y prado, completa el paisaje urbano de casas en sillarejo, una bonita fuente de granito con pilón hexagonal y un potro de herrar peculiar porque se cubre con un tejadillo.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción no solo es atípica al embutir restos romanos, además incluye un elemento desconcertante en este entorno serrano: un ábside semicircular, mudéjar, construido en ladrillo y con las arquerías ciegas clásicas del estilo. Como si lo hubiesen teletransportado de La Moraña, en el norte de la provincia. El resto de la construcción vuelve a ser serrana, en piedra, desde la espadaña a los dos pequeños ábsides que junto con el de ladrillo forman la cabecera.

Planes en Narros del Puerto

Ver todos