Orbita

Orbita

Información turística: 920301240

Web información turística

Localidad de unos 80 habitantes situada muy cerca de la autovía A6 (Madrid – A Coruña), próxima a la frontera provincial con Segovia y a solo 11 km de Arévalo. Dista de Ávila 43,4 km.

Lo primero que llama la atención es el nombre, que muchos viajeros, o incluso la gente de la propia comarca (La Moraña), a menudo convierten en palabra esdrújula aunque es llana. Orbita, con acento en la “i”. Algunos eruditos le atribuyen un origen bastante poético: la fusión de las palabras oro y vita (vida).

Es un pueblo pequeño pero con una notable colección de viejas casonas campesinas de una o dos alturas: muros recios, muy anchos y con poca ornamentación, mampostería o tapial encintado y ladrillo visto. Arquitectura climática y sostenible antes de que se inventase siquiera el concepto.

Pero Orbita destaca sobre todo por la iglesia de San Esteban Protomártir, con una de las torres más originales del norte de la provincia, por su forma semicircular rematada por una ático con vanos en arco de medio punto y detrás un campanario. Además, se prolonga en altura desde el ábside, así que es torre y cabecera al mismo tiempo. Existen en la zona otros ejemplos de este tipo de planta tan original. Algunos se deben a que el campanario aprovechó una construcción militar previa como base.

Salta a la vista que ese ladrillo de la torre es demasiado nuevo en comparación con el más erosionado y oscuro del resto del templo. Efectivamente, se vino abajo en los ochenta del pasado siglo y se reedificó con un resultado bastante fiel a juzgar por las fotos antiguas.

Junto a la carretera de Orbita a la cercana Espinosa de los Caballeros se extienden algunas alamedas para paseos a la sombra y picnics. Al otro lado de la autovía A6 se extienden amplias mancha de pinar resinero, junto al cauce del Adaja, en único permanente en muchos kilómetros a la redonda.

El pórtico mudéjar de la iglesia, que mira al sur, quizás sea influencia de la cercana provincia de Segovia, donde este elemento arquitectónico es frecuente en los templos románicos. Servía como lugar de reuniones para tratar asuntos municipales y se situaba en el flanco más protegido de los gélidos vientos del norte.