{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Pozaldez

Muestrario enoturístico y gastronómico vallisoletano

Compartir

La tradición vitivinícola de esta localidad vallisoletana puede estar relacionada con el origen de su nombre, aunque haya pasado por varias derivaciones. Comenzó como 'Pozoldes' en 1256 para convertirse en 'Pozal de las Dos Iglesias' en 1587 y luego mudó su nombre a 'Pozal de Hez', refiriéndose la etimología de hez a los sedimentos del vino que quedan en el fondo de la barrica tras la fermentación. Un pozal era una cantidad abundante de ese vino: más de 100 bodegas subterráneas llegaron a horadar el 50 por ciento del suelo del pueblo. Enmarcada en la Denominación de Origen de Rueda, Pozaldez sigue siendo hoy un epicentro enoturístico y gastronómico. Destaca, en este último campo, una de las especialidades autóctonas, el lechazo.

Otro de los atractivos de la localidad es la Iglesia de San Boal, cuyo ábside románico-mudéjar forma parte de la Ruta del Mudéjar de Valladolid. Las fiestas en honor a este santo y patrón de la localidad se celebran en mayo, con juegos tradicionales, dulzainas, pasacalles, representaciones teatrales y verbena.