{{title}}
{{buttonText}}

Puntagorda

El reino de los almendros

Compartir

Entre frondosos pinares, ‘bosques de Fayal y Brezo’ y bellos almendros, el municipio de Puntagorda se despierta cada mañana con una agradable brisa que recorre los barrancos de Garome e Izcagua, en el noroeste de la isla de La Palma.

Disfrutar de su belleza natural es obligado en el mirador de Miraflores, desde donde podremos contemplar, entre los meses de enero y febrero, el singular espectáculo que los almendros en flor dibujan en su lienzo verde. Desde esa loma de la montaña, cada noche, las constelaciones iluminan un pueblo donde dos templos sagrados veneran al mismo patrón, pues San Mauro Abad presume de tener su residencia habitual en el casco urbano, y su histórica ‘casa de campo’, antiguo templo ubicado en medio de la nada que recibe la visita de los feligreses durante la segunda quincena de agosto, época en la que se celebran sus fiestas patronales y en la que los vecinos en romería acompañan a la imagen hasta su primitiva ubicación.

Pero si nuestro fin es disfrutar de esta tierra en estado puro, cada fin de semana, frente al aparcamiento de El Fayal, los agricultores y artesanos locales ponen a la venta productos tradicionales, autóctonos y derivadas de la almendra en lo que se conoce como el famoso ‘Mercadillo del Agricultor’, un punto de encuentro para que vecinos y turistas saboreen las bases de su cultura gastronómica.

Contacto