Ribadumia

Por el Umia con los vinos de Barrantes

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

En el centro de la comarca del Salnés, el río Umia, que condiciona el paisaje y está presente en su topónimo, y el vino de Barrantes son sin duda sus principales protagonistas. Más de diez kilómetros de sendas fluviales de los que el Centro de interpretación en Cabanelas, con la playa fluvial, permiten conocer el patrimonio natural y etnográfico y disfrutar del paisaje.

Una ruta de cinco kilómetros por la ribera del Umia, con salida en el puente medieval de Santo Alberte (Pontearnelas, también conocido como Ponte dos Padriños), llega hasta la Ruta da Pedra e da Auga, compartida con el vecino Meis. Destaca también el entorno de los Muíños do Batán o la senda del río Cañón. Dentro de la Ruta das Camelias, cita ineludible en el pazo de Quinteiro da Cruz, con más de 5.000 ejemplares de más de cien variedades distintas de camelias. Además de éste, Ribadumia cuenta con otros pazos destacados como el de Barrantes, Pazo da Pedreira o Pazo do Monte, abandonado y oculto en la parroquia de Lois.

Ribadumia atesora numerosas bodegas de la denominación de origen Rías Baixas, pero si famoso es el albariño, no le va a la zaga el tinto de Barrantes, una variedad local que combina a la perfección con los alimentos tradicionales (pulpo, churrasco o cocido). Para comprobarlo, la Festa do Viño Tinto do Salnés, que se celebra desde 1967 en la parroquia de Barrantes el primer fin de semana de junio.

Para aprovechar el potencial deportivo del Umia, está el Club Náutico O Muíño, con piragüistas internacionales, y la ya tradicional baixada (descenso) del Umia.

Una visita de interés es la del yacimiento arqueológico Monte do Castro, situado en un otero con vistas al valle del Umia, con el castro de Besomaño, poblado hasta el siglo I, cuando fue abandonado tras sufrir un incendio.

Contacto

Localización