{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa Cristina de Valmadrigal

Los dominios de la avutarda

Compartir

La destrucción llevada a cabo por la guerra y la peste en el siglo XV de un pueblo llamado Gallegos, ubicado entre las dos localidades que conforman el municipio actual, Santa Cristina y Matallana, está relacionada con el origen de ambas localidades. Gallegos nació en 1165. En el lugar en el que se ubicaba se pueden encontrar algunos restos. Sin embargo, los asentamientos primeros en la zona de los que se tiene constancia escrita son los del monasterio de San Salvador, durante el año 924.

Importante muestra de arquitectura tradicional son los palomares de adobe y tapial, pero también las bodegas excavadas en las laderas para crear perfectas cámaras que mantienen una temperatura estable durante los calurosos veranos y gélidos inviernos de la provincia leonesa. La comarca Esla-Campos es tierra de vinos.

Quizá sea su patrimonio natural el elemento más importante del municipio. En su ecosistema, plagado de lagunas y fuentes ricas en avifauna, se encuentra el 30% de la avutarda de toda la provincia. Santa Cristina se ha convertido en uno de los mejores enclaves para su observación. De mediados de marzo a principios de abril, durante su periodo de celo, se puede contemplar el espectáculo único del cortejo de la avutarda: los machos realizan su baile de apareamiento exhibiendo sus plumas blancas, doblando su cuello y emitiendo su particular canto.

En la actualidad, la iglesia parroquial de Santa Cristina, con su torre fortaleza, es su principal patrimonio arquitectónico. Tiene en su interior un bello retablo barroco del XVIII de José de Margotedo.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos