{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa Elena de Jamuz

Horizontes para la observación de las aves

Compartir

Los primeros hallazgos en el municipio indican el primer asentamiento romano alrededor del siglo I d.C. La villa romana de Los Villares, descubierta a finales del siglo XIX entre las localidades de Quintana del Marco y Santa Elena de Jamuz, se encontraba en el ámbito de influencia de Clunia y Uxama, ciudades romanas. Construida durante el Bajo Imperio Romano y con hermosos mosaicos hoy conservados en el Museo Arqueológico de León, fue declarada Bien de Interés Cultural en 1996. La repoblación que trajo consigo la reconquista de los territorios a cargo del reino de León permitió la creación de un monasterio en Santa Elena, del que hay constancia documental durante el siglo XI.

La agricultura, pero también la artesanía, configuraron su economía durante siglos: la localidad se situaba en uno de los pasos de la Ruta de la Plata, lo que permitía consolidar sus principales activos. Destaca la alfarería de Jiménez de Jamuz, una de las localidades del municipio.

La escasez de agua de su río agudizó el ingenio de los agricultores de la ribera del Jamuz. En Santa Elena se encuentra el Parque de los Sistemas de Riego «Vía de la Plata»: un lugar perfecto para conocer las técnicas de riego de la zona. Los pozos construidos para el riego de sus huertas constan de diferentes elementos para la extracción del agua: noria, cigüeñal, bomba o motor de extracción. También se muestran dos modelos basados en energías renovables.

Más allá de la iglesia parroquial, en la que se conservan esculturas y un bello retablo del XVIII, destaca en el municipio la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) Valdería-Jamuz y la reciente construcción de un observatorio de las aves del embalse de la Tabla: sus garzas reales, alcaravanes, sorgomujos, azulones y fochas pueden dar nuevos bríos al turismo de naturaleza en la zona.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos