{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa María de Sando

Riqueza fluvial entre dehesas

Compartir

Santa María de Sando se levanta en una gran planicie, rodeada de alturas superiores hacia el noreste, como el Sierro de la Raya. Bañado por el río Oblea, varias fuentes y manantiales de excelentes aguas dotan al municipio de bellos paisajes con el predominio de matas, monte de encina y roble que surcan los campos de esta pequeña localidad ganadera.

La iglesia parroquial, consagrada bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, es del siglo XVII, posee una cúpula única en esta zona de la provincia y guarda en su interior al patrón de la localidad, el Cristo de las Batallas, que celebra su festividad el tercer domingo de agosto. El pueblo destaca por sus construcciones tradicionales con materiales de la zona pero es el clima y el entorno lo que potencia las posibilidades turísticas con actividades ecoculturales y senderismo.

Contacto