{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santovenia de la Valdoncina

Gastronomía de kilómetro cero

Compartir

El monasterio dedicado a Santa Eulalia, que podría ubicarse en el hoy cementerio de la localidad, es el origen de Santovenia a principios del siglo X. Sus tierras arcillosas surcadas por tres arroyos, los de Oncina, del Valle y de las Fontanillas, permitieron desde el inicio dedicar sus tierras al cultivo de la vid (principalmente de la variedad prieto-picudo) y del cereal.

La arquitectura religiosa de Santovenia tiene hoy su referente en su iglesia parroquial, construida a mediados del siglo XIX con planta rectangular y muros de tapial. Las bodegas, excavadas en las laderas de las lomas, son una magníficas galerías subterráneas que mantienen estable la temperatura interior entre el gélido invierno y el seco y caluroso verano. Sus vinos se encuentran bajo la Denominación de Origen Tierras de León.

El resto de edificaciones tradicionales de la localidad son casas de dos pisos con vigas de madera y suelo de tarima en la segunda planta y edificios auxiliares de los mismos con elementos dedicados a cuadra, gallinero y pajar.

En su gastronomía destacan los productos de la caza: perdiz, codorniz, liebre y conejo de monte que acompañan también a excelentes setas, piñones, nueces, moras e higos, todos obtenidos en sus tierras.

Ubicado estratégicamente a escasos 9 kilómetros de la ciudad de León, el municipio es hoy también un importante nudo de logístico de la provincia.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos