{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Saucelle

Miradores para disfrutar de Las Arribes

Compartir

Justo en el límite de la provincia y a la altura de la localidad portuguesa de Freixo de Espada à Cinta, se encuentra la villa de Saucelle, una localidad ideal para disfrutar de la belleza del entorno natural de Las Arribes del Duero, que se puede admirar desde alguno de los muchos miradores con los que cuenta el municipio, como el del Peñedo, que se ubica en la falda del sierro de Santa Bárbara sobre el que se extiende parte del pueblo, y el del Monte de los Negritos, que está camino del Duero, o el de Las Janas, que se asoma sobre el puerto de La Molinera y permite ver los saltos del río Huebra y sus afluentes. Otro buen lugar donde disfrutar del paisaje es el merendero del Llano y la zona conocida como Picón del Moro, a los que se puede acceder por la carretera del Salto de Saucelle o por caminos que salen del pueblo.

Pero volviendo al núcleo urbano de Saucelle, cabe destacar la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción. La construcción de este templo, hecho con sillares de granito pero también con ladrillo y piedra, se centra en el siglo XVI, aunque se levanta sobre una primitiva iglesia románica del s. XII o XIII.

El otro importante edificio religioso lo encontramos más alejado del centro: la ermita de San Lorenzo, patrón de Saucelle; del s. XVIII, en parte se construyó con los materiales de las antiguas ermitas de San Lorenzo y de Nuestra Señora del Villar, dos pequeños templos que se situaban en las afueras del pueblo, en el paraje conocido como Ermitas Viejas. Se trata de un edificio de estilo barroco que anteriormente tenía un portalillo que fue eliminado en una restauración dado su mal estado de conservación y que, se cree, podría haber sido construida por canteros portugueses, dada su similitud a la capela de Santo Antonio de Freixo de Espada à Cinta.

La otra ermita que se mantiene en pie en el municipio hay que ir a buscarla a un kilómetro del pueblo, junto a las piscinas, el polideportivo y el cementerio municipal. En este camino nos encontraremos un viacrucis que cuenta con las peanas y columnas que se quitaron del pórtico de la ermita y se reutilizaron ahí durante su reparación. Se trata de la ermita de San Sebastián, aunque en ella se acoge y se venera al Santísimo Cristo de las Mercedes. Es un edificio de sillería y estilo neoclásico que consta de una sola nave y una capilla separada con un arco de medio punto, donde está la imagen del Cristo, una talla de madera policromada y de estilo barroco provincial.

En cuanto a los edificios civiles de Saucelle, cabe señalar que sus casas siguen la arquitectura tradicional de la zona pero una de ellas, hoy convertida en centro hotelero y de turismo, destaca por su singularidad: se trata de la Posada Real El Brasilero, casa construida por Tomás Perera, un emigrante de ultramar que dejó la impronta en esta construcción de la arquitectura del otro lado del Atlántico, donde había hecho fortuna antes de regresar a su pueblo natal. Otro edificio que merece la pena visitar es el del planetario y observatorio, ubicado al final de la calle La Ventosa, donde se aprovechó un antiguo depósito de agua para crear un espacio en el que poder disfrutar de la observación del cielo y las estrellas a través de diferentes aparatos.

Los amantes de la naturaleza y, especialmente de la botánica y la ornitología, deben dedicar un tiempo a hacer la ruta de Las Lavanderas, un camino circular de apenas un kilómetro de distancia que sale de la fuente del Charaiz y transcurre por diferentes senderos que acaban en un antiguo lavadero recuperado y transformado en un espacio de información botánica, incluyendo además un jardín interior.

Por último, los que disfrutan del deporte encima de sus bicicletas BTT encontrarán una gran opción en Saucelle, desde donde salen hasta 7 recorridos totalmente señalizados –sumando más de 115 kilómetros de trazado– y en el que también podrán encontrar un centro BTT donde atender sus necesidades.

Contacto