{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sotalbo

Del valle de Amblés a los Baldíos

Compartir

Municipio de unos 230 habitantes junto a la carretera N502, 38 km de Ávila. Lo forman Sotalbo y los anejos de Bandadas, Palacio y Riatas.

El término de Sotalbo es uno de los más irregulares de la provincia, forma un especie de T invertida que llega por el norte hasta el Adaja (valle de Amblés) y por el sur hasta la cuerda de Baldíos, en la Paramera, donde se extiende de este a oeste.

De ahí que el término varíe desde las tierras llanas de la vega (sotos junto al cauce, parcelas de cultivo y alguna dehesa) y las estribaciones montañosas donde dominan los cercados de pasto y, más arriba, el contraste de lomas boscosas junto a otras desarboladas, de pastizal y constantes afloraciones de roca. Para completar la variedad botánica y paisajística, incluye las secuencia de sotos, prados y vegetación de ribera que flanquea al río Picuezo camino del Adaja.

Además de las rutas de corta y media distancia en esta variedad de parajes, algunas de las más largas ascienden hacia los picos más altos de la sierra Paramera más allá de término: por ejemplo el Zapatero, Cancha Morena y el Risco del Sol, todos con más de 2.100 metros de altitud.

La iglesia de Nuestra Señora de la Purificación es una rara avis. Respeta el estilo serrano de sillarejo y mampostería, más sillares en algunas zonas. Pero con el tiempo completó una estructura compleja, con dependencias adosadas a la cabecera e incluso a la base de la espadaña, un atrio robusto apoyado en cuatro grandes columnas y, lo más extraño, un cuerpo cilíndrico, de ladrillo, pegado a la espadaña. Parece contener la escalera de subida al campanario. Ese exterior recio contrasta con el interior encalado y sobre todo el notable artesonado de madera sobre la nave, un clásico en las iglesias abulenses desde el llano a la sierra.

Contacto