{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sunyer

Capiteles románicos y huerta para un viaje sin prisa

Compartir

La mejor manera de acercarse a Sunyer es sin prisa. Degustando el infinito paisaje de la huerta leridana, con sus lineales de almendros y olivos que se fugan hacia el horizonte y sus extensos campos de cebada. En las horas de sol bajo, este escenario del secano humanizado adquiere todo su esplendor. En este paraje de la Comarca del Segrià, la población de Sunyer emerge en una suave elevación en la ribera del río Set. Es ésta una trama urbana sin estrecheces, diseñada para la comodidad de las horas posteriores a la jornada agrícola. En su centro destaca la Iglesia de la Natividad de María, de transición entre el románico y el gótico. Especial mención merecen los capiteles de la puerta lateral románica, con relieves de animales y vegetales. En las afueras del pueblo se encuentran los restos arqueológicos del Santuario de Santa Llúcia, del siglo XVIII. El 26 de abril la población celebra la fiesta mayor. Después de la procesión, tres niñas ofrecen panecillos a los asistentes. 

Contacto