Tarazona

Tarazona

Información turística: 976640074

Web información turística

Tarazona fue en la historia tierra fronteriza entre los antiguos reinos de Navarra, Castilla y Aragón y, por tanto, testigo privilegiada de guerras, pactos, bodas reales y celebración de Cortes. El poeta Gustavo Adolfo Bécquer denominó a Tarazona como la 'pequeña Toledo aragonesa', ya que su casco antiguo es caótico pero adorable, con un entramado de callejuelas empedradas y muy estrechas que fue declarado en su día Conjunto Histórico-Artístico.

El núcleo urbano más antiguo está formado por los barrios altos de San Miguel, La Almehora y el Cinto, el núcleo original y amurallado de la villa que pervive desde la época ibérica. En El Cinto se encuentra el templo más antiguo de Tarazona, la Iglesia de Santa María Magdalena, con una icónica torre románico-mudéjar que caracteriza el perfil visual de la zona antigua de la ciudad. En el barrio de El Cinto podremos contemplar aún algunos vestigios de la muralla, especialmente si nos acercamos a las calles Alfara, Mayor y a la Plaza del Puerto. Las Casas Colgadas, construidas aprovechando los pasillos estrechos de la antigua muralla, son también un espectáculo arquitectónico de primera magnitud.

Otra referencia visual de Tarazona es el Barrio de la Judería, inicialmente fuera del Cinto pero que contaba con su propia muralla y con portones que se cerraban por la noche. Actualmente es el único barrio aragonés que forma parte de la Red de Juderías de España. Este conglomerado urbanístico podemos ubicarlo entre las calles Judería, Aires, Rúa Alta de Bécquer, Rúa Baja de Bécquer, Plaza de los Arcedianos y Plaza de la Mata. Pero el patrimonio de Tarazona es mucho más rico aún. Cuenta con la Catedral de Nuestra Señora de la Huerta, conocida como la 'Capilla Sixtina' del Renacimiento español, y el Palacio Episcopal, también de corte renacentista. El Ayuntamiento y la espectacular Plaza de Toros Vieja completarían un conjunto arquitectónico que no podemos dejar de visitar si viajamos a Tarazona. 

Todos los años, al llegar el 27 de agosto, las calles de Tarazona se inundan de una multitud que arroja tomates a un curioso personaje disfrazado de arlequín, el 'cipotegato'. La celebración es el pistoletazo de salida a las fiestas en honor al patrón de la ciudad, San Atilano.

Planes Cercanos

Planes en Tarazona

Ver todos