{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Tornadizos de Ávila

La manada de tótems vetones

Compartir

Localidad de unos 430 habitantes junto a la carretera CL605, a 8,6 km de Ávila. Se apellida así para no confundirse con Tornadizos de Arévalo, al norte de la provincia.

Se sitúa al este de la capital en una zona de transición entre el valle de Amblés, abierto por el río Adaja, y las estribaciones serranas de la Paramera, agrestes y rocosas, con abundantes canchales donde los árboles no pueden arraigar. De ahí su estética cambiante según los pastos estén verdes o agostados.

En dirección a la ciudad convergen varios cauces con líneas de sotos y prados, sobre todo el río Chico y el arroyo de los Vaquerizos. Este último se ha integrado en un campo de golf, El Fresnillo.

Tornadizos tiene uno de los términos municipales más grandes de la provincia y la mayoría de los que le superan corresponden a poblaciones más grandes. Además de varios despoblados, incluye el embalse de Becerril y numerosos vestigios vetones, con la mayor densidad de verracos (tótems de animales, generalmente toros aunque también cerdos y jabalíes) de todo el territorio antaño dominado por la tribu. Nada menos que 25, procedentes principalmente de la dehesa Alameda Alta. Uno de ellos está plantado en Tornadizos y la mayoría decoran plazas y palacios de la capital.

La iglesia parroquial está dedicada a San Miguel Arcángel.

Contacto