{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Torrecilla de la Abadesa

Chotacabras y oropéndolas en un pueblo de tradición alfarera

Compartir

Las investigaciones arqueológicas sitúan a los primeros moradores de este municipio en la época romana, según los restos encontrados en el pueblo, que se encuentra a 40 kilómetros de la ciudad de Valladolid, a orillas del río Duero. Conoció su época de máximo esplendor en los siglos XVI y XVIII, con una boyante y creativa industria de cerámica, teja y ladrillos de un pueblo que era entonces de color siena tostada y construido casi íntegramente en adobe. 

Torrecilla de la Abadesa es el destino perfecto para los amantes de la ornitología y el ecoturismo, ya que se encuentra enmarcado en la Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega de Duero y ha sido declarado Zona de Protección Especial de Aves (ZEPA). Si llevamos prismáticos encontraremos en los alrededores de la localidad aves autóctonas como abejarucos europeo, águilas culebreras y calzadas, chotacabras e incluso oropéndolas.