{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Urrea de Gaén

La villa que juega

Compartir

El juego comienza imaginando el mayor monumento de Urrea de Gaén. ¿Sencillo? No lo sabemos. Sobre el papel, no hacen falta pistas: es la majestuosa iglesia de San Pedro que se levanta sobre la población gracias a su esbelto campanario y la magia de su enorme cúpula. Esa sensación de ilusión también la experimentaremos en la Semana Santa, la más íntima de la Ruta del Tambor y del Bombo. Con el “romper la hora”, el estruendo despliega las alas de la diversión por las calles de un municipio que lleva esperando un año el sonido de los instrumentos de percusión. Hay juguetes que son maquetas. Una de ellas podría ser la ermita de Santa Bárbara, de dimensiones reducidas. Otra, la plaza del Ayuntamiento. E, incluso, podremos divertirnos con la Historia, de hecho, en la localidad resiste al paso del tiempo el yacimiento de la Loma del Regadío. Sus piedras evocan los restos de una antigua casona romana en la que se fabricaba oro líquido en forma de aceite. Además, sus mosaicos se despliegan como si fueran puzzles. En este paseo por el divertimento, el juego en sí mismo se da cita en el Museo del Juguete que expone cientos de ellos en sus vitrinas. Diversión al fin y al cabo. Es imposible no entretenerse en Urrea de Gaén. En cada calle, en cada plaza y en sus muchos lugares de interés.