{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Valdeprado

La esencia de la austeridad soriana

Compartir

Ubicado en el norte de la provincia, en la falda de la Sierra de la Cabeza —bordeando casi La Rioja—, Valdeprado está surcado por el río que lleva su nombre y los arroyos Cabrera, Beiro y Calderán. Se asienta entre bosques de enebros, romeros, hayas y nogueras, aunque también hay cerca planicies de yesos que se transforman en barrancos cuando llueve con fuerza. Un lugar de belleza singular que hay que buscar en el mapa, pues no coge de camino a ningún sitio.

Sus casas son fieles al austero estilo soriano, lo que se puede constatar en dos ejemplos concretos de arquitectura popular: el horno, donde antaño todos los vecinos acudían para cocer su pan, y la fragua, lugar donde el herrero se encargaba de arreglar todo tipo de herramientas (dejó de funcionar en la década de 1970).

Su elemento artístico más interesante es la iglesia de San Pedro, de nave única y tres tramos, con bóveda de cañón apuntado, herencia de su pasado medieval.

Contacto

Localización