{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Villamoratiel de las Matas

Joyas restauradas del patrimonio leonés

Compartir

La villa de Moratiel, por un lado, y la de Grajalejo de las Matas, por otro, mantuvieron su importancia por separado desde el siglo XIV hasta el XIX, momento el en que se unieron en el municipio actual, un territorio al sur del Camino de Santiago, entre Sahagún y León.

La torre de la Iglesia de Villamoratiel, recubierta de ladrillo mudéjar, se observa desde todos los lugares del llano. Desde alguno de ellos, la estampa de la torre se funde con las bodegas excavadas en las laderas, bellos ejemplos de la arquitectura tradicional de la comarca.           

El principal elemento del patrimonio artístico del municipio es el retablo renacentista de finales del siglo XVI atribuido a Juan de Juni en la Iglesia Parroquial de Grajalejo. Estuvo seriamente dañado por un ataque de insectos que devoraron su estructura de madera hasta provocar su desplome. La restauración duró dos años y medio y hoy puede verse de nuevo en el templo.

Los alrededores de las dos localidades son el perfecto escenario para los amantes de la observación de las aves: avutardas, abubillas, halcones, aguiluchos y gavilanes pueblan un llano en el que, en ocasiones, habitan corzos, gatos monteses y excepcionalmente el lobo.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos

Localización