{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Villanueva de Jiloca

Un precioso rincón a orillas del Jiloca

Compartir

Al sur de la provincia, en el mismo límite con Teruel, se encuentra la localidad zaragozana de Villanueva de Jiloca. En su casco urbano de calles estrechas e inclinadas se suceden varias casonas señoriales, erigidas entre los siglos XVI-XVIII, algunas tan hermosas como la Casa de los Abad de Bernabé. De estilo barroco es la Iglesia de San Gil Abad (siglo XVIII) y, adosado al templo, se ubica un pequeño Museo Parroquial, donde se conservan lienzos y piezas de orfebrería de distintas épocas.

En lo alto del pueblo aún se mantienen algunas antiguas bodegas subterráneas. Ya en las afueras se alzan dos pequeñas ermitas, la de la Virgen del Rosario (siglo XVI) y la de San Bartolomé (siglo XV). También en los alrededores se han localizado dos yacimientos arqueológicos, el de Cerro Redondo y la Pila de los Moros. Numerosos caminos recorren el término municipal, senderos que discurren junto a pequeñas colinas de monte bajo salpicadas de pinares, choperas y viñedos. En el paseo veremos frutales, huertas y arboledas a orillas del Jiloca.

Villanueva de Jiloca forma parte del Camino del Cid, la ruta turístico-cultural que recuerda el destierro del legendario caballero medieval desde Burgos hasta Valencia. Tras un reciente acuerdo alcanzado entre Adif y la Comarca de Campo de Daroca, el municipio recuperará como vía verde parte del trazado de la antigua línea férrea entre Santander y el Mediterráneo, en desuso desde 1984.