{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Zaratán

Encanto medieval en el alfoz de Valladolid

Compartir

Solo cuatro kilómetros separan Zaratán del centro de la capital vallisoletana, en los márgenes de los Montes Torozos y a orillas del Pisuerga. Se cree que el primer asentamiento que dio origen a la localidad fue romano y creció en el contexto de la Reconquista y repoblación del Duero en el siglo X, como señorío del conde Pedro Ansúrez. En sus tierras se asentó la Orden del Temple, a quien el rey Alfonso XI cedió el Monasterio de las Huelgas, al que pertenecía este enclave.

El casco antiguo de Zaratán conserva cierto aire medieval con casonas blasonadas, el Ayuntamiento de origen gótico o la fachada con escudo episcopal de la antigua ermita de Santa María de la Cruz, hoy convertida en mesón y templo gastronómico. En este casco histórico sobresale la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, construida en piedra en el siglo XVII, en cuyo interior encontraremos obras de arte como el Santo Cristo del Amparo, procedente del taller del célebre Gregorio Fernández, un órgano gótico y pinturas sobre cobre y tabla del siglo XVI.

Zaratán ha pasado de su origen agrario, ganadero y vinícola al desarrollo industrial y de servicios, muy vinculado a la cercana capital. En los últimos años este municipio ha experimentado un gran crecimiento, que ha permitido también ampliar su oferta turística y gastronómica.

Contacto