Paseo Marítimo de Muxía

Paseo Marítimo de Muxía

No hay sitio mejor para empezar a conocer Muxía que su Paseo Marítimo. Y es que caminar contemplando el mar es uno de los placeres que nos da la vida. Nuestro anfitrión, o mejor dicho su estatua, será el poeta y cronista muxián Gonzalo López Abente. Nadie mejor que él para dar la bienvenida y hacer de cicerón figurado. Partimios de A Cruz y, siempre con la monte Corpiño en el horizonte, caminamos con las barcas de colores a nuestra derecha y las casas blancas a nuestra izquierda. El salitre invade nuestros pulmones y la promesa de una buena tapa de lacón con grelos nos empuja. Continuamos hasta el puerto y, en una de sus tascas, nos sentamos y extendemos nuestro mapa. El viaje acaba de comenzar.