Catedral de Santa María

Catedral de Santa María

Al lado de un palacio que se asemeja un castillo de cuento, se encuentra la catedral de Astorga. Más serena y menos dada a la fantasía pero imponente y majestuosa. Lo mira de soslayo, ella contiene los secretos de la arquitectura. Estos contrastan con la imaginativa construcción del Palacio Episcopal de Gaudí que se halla a su lado. Ambos buscan entender lo que el tiempo ha ido tatuando en sus muros. Aunque Santa María sabe de lo que habla, ella es un hito de las edificaciones. Conjuga diferente estilos en sus muros. Una vestimenta artística, un porte único que se queda impregnado en la retina de todo el que mira. Se dice que empezó luciendo el prerrománico en una sencilla ermita, aunque la primera constancia que se tiene de ella es como catedral románica del siglo XI. Sin embargo, una reforma posterior transformaría este estilo a gótico, casi por completo. Durante los siguientes tres siglos la tinta de las modas iría dibujando de nuevo los muros, incluyendo trazos renacentistas en la portada lateral y en la sacristía. Pero si algo retorcerá todas las miradas, será el barroco que exhibe a día de hoy en la fachada oeste. La decoración y las formas se conjugan, las imágenes se contraen para intentar caber todas juntas en una sucesión de personajes bíblicos. Historias y parábolas bíblicas que los pilares de Santa María de Astorga relatan como si se tratasen de un libro, al igual que lo hace su soberbio retablo mayor, realizado en 1560 por Gaspar Becerra con escennas de la vida de la Virgen, la pasión de Cristo y la virgen de la Asunción dominando la parte central. Reina de la villa, la catedral de Santa María forma el triángulo de oro monumental de la ciudad junto al palacio episcopal y la muralla, convirtiendo Astorga en un lugar donde gobierna el arte.

Contacto

Catedral de Santa María de Astorga, Plaza de la Catedral, s/n, 24700 Astorga, León
987616838
Más información

Más monumentos en Astorga

Planes Cercanos