Convento del Bon Xesús de Trandeiras

Xinzo de Limia (Ourense/Orense)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Cuando unos caballeros de Portugal surcaron las gallegas tierras de Xinzo de Limia, se les apareció sin previo aviso el Niño Jesús. Vagaban por un lugar apartado y bastante recóndito de Trandeiras. En el escenario del milagro, edificaron una capilla en un paraje propio del "fin del mundo” en el que la sensación de perderte se hacía palpable. Más tarde, la pequeña capilla se hizo un gran convento: el del Bon Xesús. Protegido por las copas de los árboles, el aire religioso se funde con una Naturaleza que lo oculta del mundanal ruido. Allí, respiramos ausencia de sonido. Las horas parecen haberse detenido en su iglesia, que incluye algunas pinturas góticas, y en el claustro de cuatro lados que reflejan la perfección. La paz, la tranquilidad y el sosiego inspiran un monumento de trazos renacentistas, pero que se ve acompañado también de elementos góticos. La vida es sencilla, al igual que lo son sus capiteles, decorados con formas vegetales y animales. En el convento del Bon Xesús de Trandeiras, los segundos se han detenido. Entre estos muros, el tiempo parece una cuestión relativa.

Localización

Trandeiras, Xinzo de Limia