Consejos

Viajes largos por carretera

Más de la mitad de coches usa ruedas de segunda mano.
Más de la mitad de coches usa ruedas de segunda mano.

Dentro de poco empiezan las vacaciones de verano y, con ellas, los viajes por carretera de largo recorrido. En el verano del 2013 la Dirección General de Tráfico (DGT) registró 76 millones de desplazamientos. Para evitar situaciones molestas y hacer que el viaje sea lo más tranquilo y cómodo posible te dejamos los siguientes consejos:

Planifica tu viaje

Aunque hoy en día muchos coches cuentan con sistema GPS, una vez elegido el destino te aconsejamos que consultes un mapa para visualizar la ruta que vas a seguir durante el viaje. Además, tampoco está de más que traces un camino alternativo por si encuentras algún accidente o atasco por el camino. Puedes planificar tu viaje utilizando nuestro mapa.

El GPS nos ayudará a elegir la ruta más adecuada.
El GPS nos ayudará a elegir la ruta más adecuada.

Revisa el estado del vehículo

Es imprescindible hacer una puesta a punto del coche antes de iniciar un viaje largo. Comprobar el estado de las ruedas, los faros y los frenos, el nivel de aceite y de agua y el líquido del limpiaparabrisas, entre otras cosas, puede ahorrarte más de un susto. Gran parte del mantenimiento básico puedes realizarlo tú mismo siguiendo el manual del fabricante pero, si lo prefieres, los talleres suelen tener precios bastante asequibles para este tipo de revisiones. 

Descansa cada 2 horas

Cuando sepas qué recorrido vas a realizar debes dividir el trayecto por etapas. De esta manera puedes planificar cada cuánto tiempo vas a parar y organizarte. Algunas paradas las utilizarás para estirar las piernas y descansar la vista, y otras para comer y reponer energías. La DGT recomienda hacer un descanso cada dos horas o doscientos kilómetros.

Aliméntate de forma correcta

Evita las comidas pesadas y abundantes. En su lugar sustitúyelas por una alimentación variada y ligera (pescado con verduras, ensaladas, frutas…). Lo ideal es que distribuyas las comidas en 4 o 5 tomas diarias que puedes realizar en los descansos.

Ten en cuenta que una buena hidratación es también  fundamental para evitar la sensación de cansancio que te puede llevar a cometer errores al volante. El agua es la mejor opción, aunque también puedes complementar la ingesta de líquidos con una bebida isotónica que te ayudará a mantener los niveles de minerales en el cuerpo.

La alimentación debe ser ligera para evitar la somnolencia.
La alimentación debe ser ligera para evitar la somnolencia.

Lleva los elementos de recambio y seguridad

Recuerda llevar elementos básicos de recambio, como las ruedas de repuesto o un juego de luces. Aunque ya sepas cómo cambiar estos elementos no está de más que en los días previos al viaje eches un vistazo al manual de reparación de averías.

Por otro lado, es muy importante que lleves los elementos de seguridad exigidos por ley en caso de avería: los triángulos de señalización y chalecos reflectantes. 

No te olvides de meter un botiquín

Llevar un botiquín de primeros auxilios puede salvarte de algún que otro imprevisto. Si ya llevas uno, debes revisarlo de forma periódica para comprobar que todos sus componentes se encuentran en buen estado. También es aconsejable que metas aspirinas y pastillas contra el mareo, así como medicamentos contra posibles alergias y otras enfermedades que podáis padecer tú o tus acompañantes.

Procura que los niños estén entretenidos

Los viajes largos suelen hacerse pesados, sobre todo para los niños. Intenta mantenerles entretenidos para evitar rabietas que podrían distraerte en tu conducción dando lugar a un accidente. El DVD portátil es uno de los mejores artículos para combatir el aburrimiento. También puedes recurrir a pequeñas consolas, CD con canciones infantiles y  los típicos libros para colorear.

Viaja con ropa cómoda

Siempre debes ir lo más cómodo posible, pero teniendo en cuenta que a veces lo que es cómodo para andar por la calle no lo es tanto para conducir. Es el caso de las chanclas, que podrían quedarse enganchadas en alguno de los pedales. Es mejor llevar unas zapatillas de deporte, por ejemplo. Por último, no te olvides de llevar unas gafas de sol en la guantera y tampoco te dejes engañar por el buen tiempo, es conveniente que lleves algo de ropa de abrigo a mano por si bajan las temperaturas. 

Te puede interesar...