Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid

Salud a golpe de remo

​  Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid  ​
En el Lago de la Casa de Campo, además de las tradicionales y románticas barcas de madera, se pueden ver a muchos aficionados al piragüismo.

Puede parecer que en Madrid, las actividades deportivas son principalmente de secano. Pues no. En plena urbe se pueden aprender y practicar algunos de los deportes de remo más completos y beneficiosos que existen como el piragüismo o el paddle surf.

Al ir a alguno de los ‘pulmones verdes’ de la capital es normal quedarse mirando a esos deportistas que surcan las aguas de lagos artificiales bogando a buen ritmo y lo primero que viene a la cabeza es pensar que son deportistas de élite preparándose para una competición. Puede ser, pero hay más. Las personas que están disfrutando del agua descubrieron que el piragüismo es una actividad tan completa y beneficiosa para la salud como el deporte acuático por excelencia: la natación.

Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid
No todo el mundo sabe que se puede practicar este deporte en La Casa de Campo de Madrid.

El entorno urbano no es un handicap para la práctica de otros deportes de embarcaciones ligeras, lo que pasa es que son unos grandes desconocidos. En el Lago de la Casa de Campo, además de las tradicionales y románticas barcas de madera, se pueden ver a muchos aficionados al piragüismo. Gente de todas las edades que a golpe de pala (como se llama en este tipo de embarcaciones a los remos) disfruta de una saludable y refrescante tarde de ejercicio.

Piragüistes.
El piragüismo es una actividad tan completa y beneficiosa para la salud.

Javier Gómez nos abre las puertas del Club Madrileño de Piragüismo Ciencias, un grupo deportivo que comienza su andadura a principios de los años 70 de la mano de un grupo de estudiantes de la antigua Facultad de Ciencias de la Universidad Complutense de Madrid. “En un entorno natural inigualable, y dentro de las instalaciones deportivas municipales de este Parque Histórico, trabajamos varios clubes en los que cualquiera puede hacerse socio para aprender y practicar piragüismo en Aguas Tranquilas, Kayak Polo (KP) y Stand Up Paddle (SUP)”.

Javier Gómez nos abre las puertas del Club Madrileño de Piragüismo Ciencias.
Javier Gómez nos abre las puertas del Club Madrileño de Piragüismo Ciencias.

Con Aguas Tranquilas, Javier se refiere a esa práctica deportiva -considerada como olímpica en las distancias de 200, 500 y 1000 metros- que transcurre en aguas mansas, sin corrientes y sin obstáculos. Es perfecta para iniciarse aunque, los que quieren más animación pueden inyectarle algo de adrenalina y optar por el Kayak Polo, un completo deporte descrito a menudo como una simbiosis entre waterpolo, baloncesto y piragüismo en el que dos equipos, de cinco jugadores cada uno, cuyos componentes se desplazan en un kayak de tres metros de largo con la ayuda de una pala que tiene una longitud aproximada de dos metros. El objetivo es marcar el máximo número de goles en la portería contraria, unas metas que se encuentran a dos metros de altura.

​  Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid  ​
El horario es muy flexible, de 9 a 21 h.

Aunque parece peligroso y sólo apto para atletas de élite, nada más lejos de la realidad. “De vez en cuando me he encontrado con la popa del kayac contrario encima de la mía pero poco más", comenta Marcos, uno de los jugadores del equipo del Club Ciencias. "Además, vamos provistos de casco, de chaleco salvavidas y de ‘cubrebañeras’ para que no entre el agua en el kayak”. La vistosidad de sus giros -pueden quedarse boca abajo- y su destreza a la hora de coger y lanzar la pelota con las palas hacen de este deporte un auténtico espectáculo.

​  Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid  ​
La vistosidad de sus giros y su destreza a la hora de coger y lanzar la pelota con las palas hacen de este deporte un auténtico espectáculo.

Para que nos vayamos familiarizando, Javier explica los tipos de naves que suelen usar en el club. “Por un lado están las canoas, que tienen su origen en los indios americanos. En ellas el palista va de rodillas y la pala es de una hoja única. Los kayaks procede de los Inuit y en ellos el piloto va sentado y las palas son de dos hojas”. Sus instalaciones se han quedado pequeñas para guardar múltiples modelos realizados en fibra de vidrio o de carbono -las más modernas y tecnológicas-, además se han sumado a ellas las tabas de Stand Up Paddle, una tabla parecida a la del surf pero un poco más ancha que se desliza en el agua a fuerza de remo.

Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid
El piragüismo no es un deporte sólo de verano se puede practicar durante todo el año.

Esta actividad -muy popular en playas- es una de las que más triufan entre los más pequeños del Club Ciencias. “Es impresionante ver cómo en poco tiempo los chavales cogen soltura y no solo en Stand Up Paddle, también en Aguas Tranquilas. Además, desde los 7 hasta los 18 años, tienen unas tarifas muy atractivas: una matrícula de 12 euros y una mensualidad de 9 euros. A partir de la mayoría de edad, lo natural es pasar a ser miembro del club y, en ese caso, la matrícula es de 100 euros y la cuota de unos 200 euros al año”. Un precio que incluye el uso del equipamiento como embarcaciones, palas o chalecos.

El futuro dirá si del grupo de los benjamines y alevines surge algún medallista olímpico, pero es habitual ver a atletas de alta competición entrenando en el Lago de la Casa de Campo durante todos los meses del año. “El piragüismo no es un deporte sólo de verano -puntualiza Javier-, se puede practicar durante todo el año”. Ahora las prendas térmicas son mucho más asequibles que antaño. Además, el horario es muy flexible, de 9 a 21 h. “Las instalaciones están abiertas desde por la mañana aunque la mayor afluencia de gente es por la tarde, a partir de mediodía”.

Gente de todas las edades que a golpe de pala disfruta de una saludable y refrescante tarde de ejercicio.
Gente de todas las edades que a golpe de pala disfruta de una saludable y refrescante tarde de ejercicio.

Las clases de iniciación son también vespertinas. “A palear se aprende paleando -sentencia Javier- por lo que no damos clases teóricas, simplemente salimos al agua. En las primeras clases se va paleando junto a un instructor montados en embarcaciones estables. A medida que aumentan las capacidades del alumno van pasando a piraguas no tan seguras. Cuando acaba el periodo de aprendizaje, que suele ser en pocos meses, ya puede palear con soltura, en solitario, y en cualquier embarcación… ¿Ves aquellas chicas? -dice con orgullo Javier señalando a dos jóvenes en un kayac biplaza- empezaron hace muy poco y ahora ya van a su aire”.

​  Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid  ​
El ejercicio aeróbico que se hace con este deporte es muy completo.

Y con toda seguridad, porque el Lago de la Casa de Campo no tiene mucha profundidad y además, “todo el mundo entra al agua con chaleco salvavidas y es obligatorio saber nadar”, puntualiza Javier. Eso sí, si pensamos en hacer piragüismo con vistas a competir, es necesario tener unas condiciones físicas determinadas pero, si es por hobby, no. “El ejercicio aeróbico que se hace con este deporte es muy completo y, además, hay muy pocas lesiones porque si te caes, caes al agua, no al suelo”.

Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid
El piragüismo es un deporte que se puede practicar desde los 7 hasta los 80 años.

Los beneficios del piragüismo en Aguas Tranquilas son numerosas: se adquiere una mayor capacidad cardiovascular y respiratoria, se desarrolla la coordinación y el equilibrio, se queman calorías, se aumenta la resistencia y la capacidad física, al estar en contacto directo con el sol se asimila la vitamina D y… por supuesto, se elimina el estrés. “El entrenamiento de piragüismo de salud es de unos 8 o 10 kilómetros, y el de competición de unos 14 kilómetros”, asegura Javier. “Aquí viene gente con trabajos muy duros que después de la jornada laboral coge un kayak, se mete en el agua y se olvida de todo lo malo. Vuelve a casa como nuevo”.

​  Piragüismo en el lago de la Casa de Campo de Madrid  ​
El entrenamiento de piragüismo de salud es de unos 8 o 10 kilómetros, y el de competición de unos 14 kilómetros”.

Y además de ser un deporte que se puede practicar desde los 7 hasta los 80, se puede realizar en cualquier parte del mundo porque hay mucha afición y hermandad entre los clubes. De vez en cuando el Club Ciencias organiza excursiones de piragüismo en otros espacios naturales. “Solemos ir al Embalse de Picadas (Pelayos de la presa), que se encuentra en el extremo suroccidental de la Comunidad de Madrid, en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos”. Este deporte no sólo crea lazos de unidad entre los participantes, sino que -como finaliza Javier- “nunca dejas de mejorar y evolucionar”. Es un deporte para toda la vida.