El centro de Madrid más escondido

7 lugares diferentes y desconocidos para descubrir Madrid

Sitios de Madrid que muchos madrileños desconocen.
Sitios de Madrid que muchos madrileños desconocen.

Madrid ciudad abierta, acogedora, siempre dispuesta con sus puertas de par en par, pero aún recatada y tímida con los lugares que esconde, secretos bellísimos que se quedan esquinados por el paseante, el visitante, aunque están ahí mismo, delante de nuestros ojos. Históricos, románticos, misteriosos, dulces. Ofrecen un ángulo de la capital de España con toque aureado, de esos que te harán regresar a casa con la sensación de que has descubierto un rinconcito de esta ciudad que siempre te espera con algún secreto.

# 1. El Madrid burbujeante de Galdós

1. El Madrid burbujeante de Galdós

Igual que existe un París de Balzac, un Lisboa de Pessoa, un Dublín de Joyce, un Londres de Dickens, existe un Madrid de Galdós. "Nací en Madrid a los 18 años", dijo al pisarla por primera vez. Precursor del naturalismo, ahora tendencia de nuevo, sintió un flechazo inmediato por esta ciudad que se bebió en su juventud mientras la hacía suya. Rescatamos los lugares que amaba de Madrid, con Publio López Mondejar, el comisario de la exposición fotográfica y autor del libro Galdós en el laberinto de España.

La Plaza de la Cebada "vertiginosa y tumultuosa", presente en buena parte de los 'Episodios Nacionales' con su antiguo mercado al aire libre. Foto: SUÁREZ (1857).
La Plaza de la Cebada "vertiginosa y tumultuosa", presente en buena parte de los 'Episodios Nacionales' con su antiguo mercado al aire libre. Foto: SUÁREZ (1857).
# 2. El Museo Naval

2. El Museo Naval

Acaban de restaurarlo y es uno de los menos conocidos de Madrid, pese a que está repleto de curiosidades y aventuras. Con razón, el escritor Arturo Pérez Reverte lo convirtió en protagonista de una de sus novelas. Los padres más hábiles saben cómo engatusar a sus hijos en este lugar donde es fácil imaginarse surcando los mares, tras las aventuras del gran Juan de la Cosa y su maravilloso mapa. 

Escalera monumental del Cuartel General de la Armada.
Escalera monumental del Cuartel General de la Armada del Museo Naval. Foto: César Cid.
# 3. Las estufas de El Retiro

3. Las estufas de El Retiro

Para muchos, este es el secreto mejor guardado en pleno corazón de la capital, el Parque de El Retiro. En una esquina, por encima del Observatorio Astronómico y antes de la zona de La Rocalla –hacia la puerta de Mariano de Cavia– se encuentra el tesoro más desconocido del parque, para madrileños y para turistas. Un lugar de invernaderos románticos que, en tiempos, fueron joyas de los mejores palacios de la capital. El Vivero de Estufas del Retiro encierra tantas plantas como encantos. Un lujo para los amantes de la jardinería, un placer para todos.

El Palacio de Cristal es el invernadero-estufa más grande del Retiro. Acogió las plantas de Filipinas en la Expo de 1887. Foto: Alfredo Cáliz.
El Palacio de Cristal es el invernadero-estufa más grande del Retiro. Acogió las plantas de Filipinas en la Expo de 1887. Foto: Alfredo Cáliz.
# 4. Descubriendo la arquitectura de Madrid, esa que no ves

4. Descubriendo la arquitectura de Madrid, esa que no ves

Cuando vives en una ciudad, acabas no viendo los edificios emblemáticos por los que pasas cada día. La Semana de la Arquitectura nació hace 15 años para revelarnos esa arquitectura con la que nos haríamos selfies si fuésemos turistas. Sé consciente de lo que te rodea dejando que te hablen las fachadas, así aprovechamos para mirar nuestros edificios de otra forma. Del Campus Repsol al Capricho, síguenos.

El nuevo hotel VP 'VP Plaza España Design', imponente construcción en la Plaza de España. Foto: Facebook 'VP Plaza España Design'.
El nuevo hotel VP 'VP Plaza España Design', imponente construcción en la Plaza de España. Foto: Facebook 'VP Plaza España Design'.
# 5. Las mujeres de la Casa de Alba nos muestran el Palacio de Liria.

5. Las mujeres de la Casa de Alba nos muestran el Palacio de Liria

Otra forma bien diferente de visitar el Palacio de Liria, la casa de Cayetana de Alba. Un lugar que fue mucho más que lo que nos han contado en los últimos años. La duquesa de Alba de Goya –Teresa Cayetana– y Cayetana de Alba, la última, y para muchos la genuina por su popularidad, han arrinconado a otras notables mujeres de la Casa de Alba o muy vinculadas a su historia. La apertura del Palacio de Liria nos desvela varias de esas figuras, que jugaron un papel en el devenir de la saga más famosa de la nobleza española. La emperatriz Eugenia de Montijo (tía bisabuela de Cayetana), la reina Victoria Eugenia (madrina de la última duquesa y de Felipe VI), la emperatriz Isabel de Portugal (la única y amada esposa de Carlos V), la abuela de Cayetana, una académica de la Historia. O mujeres pintoras de la colección. 

retrato eugenia montijo
Sobre la chimenea, Eugenia de Montijo, por Winterhalter, en el salón de su nombre del Palacio de Liria. Foto: Sofía Moro.
# 6. El Retiro por la noche, 7 historias para no dormir

6. El Retiro por la noche, 7 historias para no dormir

Dicen las leyendas que por los jardines de El Retiro corretean duendes escurridizos, que en la antigua Casa de Fieras un oso polar fue duramente castigado y que en el Palacio de Cristal vivía una tribu de filipinos que formaban parte de un zoo humano. El mismo Lucifer se encuentra en este histórico parque madrileño cuyos mitos e historias fantasmales, narrados entre sombras y a golpe de linterna, prometen más de un escalofrío. Si te lo haces en otoño, como ahora, la atmósfera de cuento está asegurada. 

El Ángel Caído se encuentra a 666 metros de altitud: el número de la bestia.
El Ángel Caído se encuentra a 666 metros de altitud: el número de la bestia. Foto: Sofía Moro.
# 7. El Paseo del Prado, el más bonito del mundo

7. El Paseo del Prado, el más bonito del mundo

Basta con bajarse en la estación de Atocha, ir al cercano Museo Reina Sofía, al Prado, al Thyssen, al Jardín Botánico, al Parque del Retiro o hacernos el selfie ante la Puerta de Alcalá, para caminar por "el paseo más bonito del mundo". Era un lugar que en nada envidiaba a los Campos Elíseos o a los Jardines de las Tullerías en París. O con el Chiaia de Nápoles. Eso es lo que escribían y pensaban los escritores extranjeros del siglo XIX cuando entraban en el Paseo del Prado.

paseantes en el paseo del prado
Variados medios de transporte en primavera y verano.