‘Feria: La luz más oscura’: los escenarios donde se rodó la serie de Netflix

Viaje a una Andalucía de intriga y misterios

Feria: La luz más oscura
Zahara de la Sierra da vida al pueblo de 'Feria: La luz más oscura'. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Netflix estrena Feria: La luz más oscura, una serie de muerte y misterio en un pueblo andaluz durante los años 90. Este lugar es realmente la localidad gaditana de Zahara de la Sierra, centro de los escenarios de una producción que ha pasado también por Cataluña para que entremos en toda una mina de fenómenos paranormales.

Andalucía, 1995. 23 misteriosas muertes sacuden el pequeño pueblo de Feria. Todo apunta a que los padres de Eva (Ana Tomeno) y Sofía (Carla Campra) han tenido algo que ver con estos cadáveres que han aparecido al lado de la mina. Mientras las autoridades buscan respuestas, en el lugar se desatan sucesos cada vez más inexplicables y peligrosos.

Zahara de la Sierra
Los planos aéreos de la serie regalan estampas idílicas de la localidad gaditana. Netflix/Sophie Koehler

Así arranca Feria: La luz más oscura, miniserie creada por Carlos Montero (Élite) y Agustín Martínez (La caza. Monteperdido), con la que seducir a los suscriptores de Netflix a base de intriga y fenómenos paranormales. El espectacular municipio de Zahara de la Sierra (Cádiz) ha servido como escenario privilegiado para viajar a los años 90, además de algunas localizaciones catalanas que también se han convertido en la ficticia localidad de la producción.

Patricia López Arnaiz Feria
Patricia López Arnaiz es uno de los rostros más populares del reparto. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Zahara de la Sierra para disfrutar de la Sierra de Cádiz

“Agustín (Martínez, uno de los creadores de la serie) quería que estuviera localizada en Andalucía, en uno de los pueblos blancos de la zona”, nos explica Dídac Bono, encargado del diseño de producción. Finalmente se optó por Zahara porque tenía “el añadido del embalse, que tiene un rol importante en el argumento”, dice Bono, y también porque “era bastante desconocido” con respecto a otros municipios de la zona, lo que “permitía que te pudieras creer que era Feria”.

Zahara Sierra Cádiz
Los bosques de la Sierra de Cádiz rodean el municipio. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Así es como la serie de Montero y Martínez puede lucir con orgullo mucho de lo que ofrece Zahara -no confundir con la otra, Zahara la de los Atunes-, nombrado oficialmente como uno de los Pueblos Más Bonitos de España. Para empezar, su privilegiado emplazamiento, perfectamente distinguible en varios planos aéreos de Feria. Cerca de Ronda (Málaga), el pueblo de origen nazarí está en la zona norte de la provincia de Cádiz, debajo de la Sierra del Jaral.

Pueblos blancos Cádiz
Las encaladas calles de Zahara fueron un reto para el equipo de fotografía. Foto: Netflix/Sophie Koehler

En la serie se puede apreciar el espectacular entorno del pueblo, que está ubicado dentro del Parque Natural Sierra de Grazalema, con vistas a estas y otras maravillosas zonas montañosas de la comarca de la Sierra de Cádiz. Tampoco hay que perderse el citado embalse (Zahara-El Gastor), al que nos podemos asomar en varios capítulos.

Feria Netflix
La tensión es constante ras los muros blancos en los que se desarrolla la trama. Foto: Netflix/Sophie Koehler

El pueblo mismo de Zahara está elevado en un risco, posición que lo convierte en un lugar perfecto desde el que echar un vistazo a todo el área. Hay varios miradores en el pueblo para disfrutar de las vistas, pero dos buenos opciones seriéfilas son la Plaza del Rey, donde está el ayuntamiento -seguramente el espacio que más veces aparece en la serie- o la llamativa Torre del Homenaje del castillo del pueblo -el punto más alto del pueblo, también reconocible en varias secuencias-.

Mirador Zahara Sierra Cádiz
Los planos en los miradores de Zahara son una ventana a la sierra. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Un pueblo blanco para volver a los 90

El equipo de Feria: La luz más oscura estuvo varias semanas en Zahara, entre preparativos y rodaje. Durante esos días los trabajadores de la producción de Filmax trabajaron a destajo, con la colaboración de casi todo el pueblo, para que viajara casi 30 años en el tiempo -con sus carteles y sus looks- y se pudieran captar sus empinadas calles y sus características casas blancas.

Serie Feria Netflix
El equipo de rodaje se esforzó por que cada detalle proyectase la década de los 90. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Mientras la historia de las dos hermanas se oscurece, no deja de lucir el blanco de Zahara. Bono destaca en ese sentido el trabajo de la dirección de fotografía, obra de David Acereto (AEC): “El hecho de que las paredes sean blancas complicaba mucho el trabajo técnicamente para fotografiarlo bien, pero él sacó oro de las piedras”. Con unos habitantes en tensión y dolor por los inquietantes sucesos que están viviendo, las localizaciones de Feria pasan por varios lugares del pueblo. Uno de los espacios donde se reúne la gente del pueblo ficticio es en el exterior de la barroca Iglesia de Santa María la Mesa (el interior es del Monasterio de Santes Creus, en Tarragona), ubicada en la mencionada Plaza del Rey.

Ana Tomeno Feria
Los zahareños pueden identificar plazas y calles en los rodajes en exterior. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Desde la plaza se puede andar también a una de las varias calles con cuestas de Zahara que aparecen en la serie, como la cercana calle de la Manchega, donde mantienen una conversación Sofía y Chisco (Jorge Motos) o por donde suben las dos hermanas protagonistas al ir a la iglesia.

Zahara de la Sierra Cádiz
No podían faltar las empinadas cuestas de Zahara de la Sierra en la producción. Foto: Netflix/Sophie Koehler

“En Zahara te lo haces todo caminando”, explica Bono, que detalla cómo atrezaron también las casas y las callejuelas del pueblo para hacer distintos exteriores: la casa principal de Eva y Sofía -en la que ubicaron también un lavadero-; la de la familia de Mar (Carmen Navas), el videoclub o el ultramarinos se rodaron allí. A las afueras del pueblo se hicieron también los exteriores del centro de menores (merendero) y la discoteca (centro de deportes) que aparecen en la serie.

Zahara Sierra Netflix
En las afueras de Zahara se rodaron algunos de los espacios clave de la serie. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Un túnel para ir de Andalucía a Cataluña

Otra de las localizaciones más icónicas de Feria: La luz más oscura es la de las minas y su túnel, absolutamente centrales en la trama de muertos y cultos que protagonizan los vecinos del pueblo. Un lugar que, curiosamente, funciona también como puente entre las dos comunidades donde se rodó la serie. Aunque la bocamina se reconstruyó en Minas de Riotinto (Huelva), zona que destaca por el característico color rojo de las aguas del río Tinto -aunque, curiosamente, lo que se ve en pantalla se tuvo que tintar expresamente para la producción-, ya en el primer tramo dentro del oscuro túnel se da un salto geográfico. 

Rodaje Minas Riotinto
Las minas son fundamentales en la serie, y pocas más vistosas que las de Riotinto. Foto: Netflix/Sophie Koehler

En las escenas interiores de la mina ya estamos Cataluña. En las Minas de Cercs (Barcelona), durante el primer tramo, y en las Minas de Bellmunt del Priorat (Tarragona) en el segundo, en sus zonas más salvajes. Esa parte, comenta Dídac Bono, se escaneó luego para realizar una compleja reconstrucción en plató que recrea el interior más oculto de la mina en la serie.

Otro de los espacios más distinguibles de Feria, el pantano, también se rodó en Cataluña. Aunque se vea varias veces desde lo alto el Embalse de Zahara-El Gastor, las secuencias más cercanas, como la de la fiesta inicial, corresponden realmente al de Darnius Boadella (Girona). Las escenas desde el agua se hicieron en la piscina del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de San Cugart (Barcelona).

Grabar Cataluña
Gran parte de los interiores fueron rodados en Cataluña. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Escenarios catalanes para los interiores

Hay, además, algunos otros exteriores catalanes en la serie, como el del cuartel de la Guardia Civil (Colonia Vidal de Puig-reig), el exterior del Hospital -que se hizo en Tarrasa- o los de algunas secuencias en carreteras cerca de bosques, que se hicieron en la masía de Can Catà y sus zonas cercanas, en la Sierra del Collserola (Cerdanyola del Vallés).

Rodar Barcelona
Barcelona y alrededores cuentan con una gran disponibilidad de instalaciones de rodaje. Foto: Netflix/Sophie Koehler

Pero Cataluña sirvió, sobre todo, para los interiores de esta producción. Casas y parte del interior del hospital de los últimos capítulos en Mataró -el resto fue en Tarrasa-, otras en Teyá o Ametlla del Vallés, además de decorados y platós en Sabadell o en naves industriales de Barcelona.

Así se completan las principales localizaciones de Feria: La luz más oscura, una serie que llega a Netflix el 28 de enero dispuesta a intrigar a todo el planeta. Entre esas casas blancas esperan oscuras historias.