Islas Canarias: Los destinos favoritos de los famosos

Los recovecos canarios que hechizan a los famosos

La playa El Ancón es más familiar que las otras dos. Foto: Yanira Quintero
La playa El Ancón, en Tenerife. Foto: Yanira Quintero

Quien visita las islas Canarias parece salir hechizado por sus encantos. También los famosos. No hay una isla igual a otra, pero todas tienen esa magia que las hace únicas en el mundo: paisajes jurásicos, bosques que embrujan, senderos volcánicos, calas recónditas y playas salvajes de arena negra. La vibrante naturaleza de este archipiélago convive con pequeños pueblos y una gastronomía igual de cautivadores. Bienvenidos al paraíso.

Uno de los momentos favoritos de Manuel Burque  cuando viaja a Tenerife es ver el mar romper contra las rocas y perder su mirada en el horizonte. Lo hace en la zona de Taganana "un destino no muy visitado por turistas que queda al norte la playa de las Teresitas". Inmerso en el parque rural de Anaga, se accede hasta allí por una carretera estrecha y sinuosa que va bordeando acantilados, cruza por pequeños caseríos y termina en unas calas. "Pararse a la vera de la calzada en un día soleado, con una bonita luz, te permite disfrutar unas vistas alucinantes", asegura el actor. La naturaleza aquí impresiona con sus montes brumosos, playas salvajes y barrancos.

ruta tenerife salvaje jungla tenerife
El parque rural de Anaga te sumerge en plena Laurisilva. Foto: Rocío Eslava

Como buen tinerfeño, Ignatius Farray solo puede alabar su isla. Podría pasarse horas hablando de las virtudes de su tierra. Su lista de imprescindibles comienza en su pueblo, Granadilla de Abona. Para él, aquí se "encuentra la mejor playa de la isla, la del Médano", custodiada por la Montaña Roja, un cono volcánico al que se puede ascender. También propone San Miguel de Tajao, "un pequeño pueblo de pescadores al que todavía no ha llegado el turismo y en el que se puede comer muy buen pescado"; y Garachico, al norte de la isla, donde uno puede darse un buen chapuzón en unas piscinas naturales junto al mar.

Otro sitio muy especial para el cómico es el Barranco de Masca, al suroeste de Tenerife. "Es un lugar muy inaccesible, una zona tan accidentada que ahí estuvo el último refugio de los guanches durante la conquista. En aquellas cuevas es donde los guanches resistieron el empuje de los conquistadores. Subir al propio barranco de Masca es toda una aventura".

San Miguel de Tajao - playa
El pueblo de Tajao tiene rincones que se asoman al mar como éste. Foto: Javier M. Mansilla.

La madrileña Aura Garrido descubrió Tenerife y La Gomera gracias al rodaje de una de sus películas. "Fue increíble. No las conocía antes. Son islas muy especiales que no tienen nada que ver con ningún sitio en el que haya estado antes. Recomiendo muchísimo visitarlas. Pero mucho, mucho, mucho".

Algo similar le pasa a Verónica Echegui. "Estoy enamorada de las Canarias", asegura la actriz de 36 años. "La Gomera es muy especial. Las carreteras tienen tantas curvas que hubo un momento en el que tenía la sensación de que la isla se movía con el mar. Es una isla mágica, hechizante, que te atrapa. Tiene una vegetación preciosísima, es como estar en un lugar tropical; y luego tiene esos pueblos chiquititos con muy pocos habitantes. Allí sucedían cosas extraordinarias", recuerda con cariño. Y eso que no llegó a ver el Mirador de Abrante, un paseo por las nubes a ritmo de silbo gomero. Si no seguro que se hubiera quedado a vivir allí.

Mirador de Abrante en la isla de La Gomera, Islas Canarias.
Desde el túnel de cristal, sobre el valle de Agulo, se ve el Teide en Tenerife a lo lejos. Foto: Hugo Palotto.

La isla de El Hierro es otro destino capaz de dejar ensimismados a rostros conocidos como Clara LagoMikel López Iturriaga o José Ribagorda. Para Clara, por ejemplo, la primera vez que pisó la la isla le hizo "flipar con la diversidad de paisajes volcánicos, de playas de arena negra, de bosques de cuentos de hadas súper verdes… y de ese contraste tras contraste". La madrileña compara los bosques de la isla con los del Señor de los Anillos y recuerda "esa magia de estar en un lugar maravilloso y poco explotado, muy auténtico y salvaje. Una verdadera maravilla que queda aquí al lado".

Una carretera para perderse en la isla de los volcanes, Lanzarote. Foto: Hugo Palotto.
Una carretera para perderse en la isla de los volcanes, Lanzarote. Foto: Hugo Palotto.

Para El Comidista lo más alucinante de esta isla son sus carreteras. Sobre todo la que va desde Sabinosa hasta la playa de El Verodal. "Es brutal, como de ciencia ficción, de otro planeta". Y para el periodista José Ribagorda, el Hierro es ya una escapada recurrente. "Es un rincón para desconectar y descansar de verdad. Allí la gente es muy amable", destaca.

A Alejandro Acosta, de Fuel Fandango, también le tira la tierra. Él nació en Lanzarote y de su isla habla maravillas. Destaca La Geria, junto al Timanfaya. "Es impresionante. El MoMA de Nueva York declaró ese paisaje como obra de arte. Y es justo lo que es, un asombroso paisaje lunar de arena negra en el que hay viñedos. Siempre que voy me gusta pasear por allí y pasar alguna noche en los pequeños hotelitos rurales que hay en la zona. Hay uno que se llama 'Buenavista' que es precioso", explica. 

Charco frente al mar en el pueblo de El Golfo, en Lanzarote.
Charco frente al mar en el pueblo de El Golfo, en Lanzarote. Foto: Hugo Palotto.

Lanzarote también es la isla favorita de Diego Ojeda. Aunque él nació en Las Palmas de Gran Canaria, "Lanzarote es la isla que tiene más encanto y magia con mucha diferencia. Es uno de esos sitios a los que voy al menos una vez al año a perderme, me recarga mucho las pilas. Ese rollo volcánico que tiene, las playas, los acantilados, todo el legado artístico de César Manrique, los Jameos del Agua, Timanfaya… Es inagotable", comenta. 

Las casas de colores del risco de San Juan.
Las casas de colores del risco de San Juan, en la capital de Gran Canaria. Foto: Luis Rubio.

Eso sí, de su isla tampoco se olvida el cantautor: "mi lugar preferido es la playa Las Canteras, en Gran Canaria, porque me crié al lado y es una de las playas urbanas más increíbles del mundo", comenta el cantautor. En esa misma isla, por cierto, es donde el diseñador Lorenzo Caprille  encuentra en el hotel 'Axel', en la playa del Inglés, su refugio para desconectar de todo. 

Más en Cabildo Insular de El Hierro