Hoy comemos de cuchara

Los 10 mandamientos de la perfecta alubiada

Alubias rojas.
Alubias rojas.

Blancas, pintas, rojas…dependiendo de la región en las que las comamos existen diferentes variedades. Lo que está claro es que en invierno, una buena alubiada entona el cuerpo. Y sirve para socializar, porque se come en familia, entre amigos y en los clásicos txokos vascos. Esto lo saben bien en Tolosa, que cada año en noviembre celebra la Semana de la Alubia. Y es que en esta localidad guipuzcoana se produce una de las variedades más reconocidas de esta legumbre. Lo que pocos saben son los secretos de una perfecta alubiada.

La putxera

El punto de partida de esta bacanal gastronómica  comienza aquí. Las putxeras tienen su origen en los maquinistas de tren de Balmaseda que, para soportar mejor el frío, usaban estufas chubesqui y carbón para cocinarlas. Actualmente se sigue usando carbón (vegetal) para encenderlas. Cada 23 de octubre se celebra en la localidad vizcaína una gran fiesta que tiene como protagonista las alubias y, cómo no, las putxeras.

La cocción lenta

Es habitual poner las legumbres a remojo la noche anterior para que estén más tiernas. Sin embargo, la alubia roja será más sabrosa dejándola cocer durante horas en la putxera, sin prisa para que vaya soltando el almidón de manera natural y así evitamos además que se rompa, por lo que no debe cocerse a fuego alto.

Putxeras de Balmaseda. Foto: putxeras.com.
Putxeras de Balmaseda. Foto: putxeras.com.

El tipo de alubia

Hay diversas variedades: morada, roja, negra…para elegirlas debemos tener en cuenta la finura de la piel para que, al cocinarlas, ni se note en la boca ni se desprenda mientras cuece. La de Tolosa tiene una merecida fama porque es una alubia entera, consistente y mantecosay avalada por el sello de calidad Eusko Label.

Las piparras

Las guindillas son indispensables a la hora de comer una buena alubiada. Este encurtido, también producido en el País Vasco, acompaña de la mejor manera al plato. Se las conoce como “langostinos de Ibarra” precisamente por su alta calidad y, aunque estemos acostumbrados a verlas como parte fundamental de las Gildas, nunca deben faltarnos a la hora de degustar nuestro plato de alubias.

Los sacramentos

A saber: chorizo, morcilla y berza son indispensables en toda alubiada y hay quien le añade también costilla y tocino. En el gusto de cada cual está también el comerlos junto con las alubias o dejarlo para después, a modo de un segundo plato. Generalmente se sirven en una bandeja aparte, fuera de la olla en la que se han cocinado junto con la alubia. Un festín gastronómico.

El vino

El plato es contundente, de sabor intenso y que, junto con los sacramentos, invitan a tomar con él un vino joven o un tempranillo, que consigue potenciar todos esos sabores. Los tintos armonizan tan bien que hay incluso quien añade un chorrito a la cocción de las alubias.

El pan

Importante, porque aquí nos dejamos de protocolos y sutilezas ya que el caldo espeso invita a mojar pan. Y al igual que con el vino, a cada tipo de plato le va bien un tipo diferente de pan. En este caso uno con miga, que empape bien, como el candeal, que además destaca por la intensidad de su sabor.

Pan candeal, la clásica hogaza.
Pan candeal, la clásica hogaza.

En familia o con amigos

Es común en el País Vasco quedar con la “cuadrilla” para ir a comer una alubiada. Es un momento social, donde se cocina en grupo, se toman unos vinos mientras la putxera está haciendo su trabajo y donde hay mucha tradición de apuntarse para participar en concursos donde prima, por encima de ganar, el pasar un día entre amigos.

Trucos

Ya hemos dicho que no hace falta ponerlas a remojo. Para lograr que estén tiernas, además de cocerlas a fuego lento, hay que “asustarlas” tres veces: añadir agua fría las tres primeras veces que rompa a hervir y luego bajaremos el fuego. Tampoco las removeremos con una chuchara para que no se rompan. En su lugar, las movemos haciendo pequeños movimientos con la olla ayudando también a que espese el caldo. 

Tolosa, cuna de las alubias.
Tolosa, cuna de las alubias.

Un poco de historia

Se desconoce con exactitud el origen del cultivo de la alubia en la villa guipuzcoana, aunque hay quienes afirman que fue traída de Américatras la colonización. Lo que sí sabemos es que en Tolosa se lleva celebrando un mercado semanal desde 1256 y que la legumbre ha estado presente en sus puestos desde hace varios siglos.

Te puede interesar...