Gastronomía

Recetas sencillas para cocinar con niños

Muchos sueñan con ser astronautas, profesores, policías, bomberos, médicos, futbolistas o bailarinas. Pero hay otros que se imaginan haciendo magia con ingredientes, creando sus primeros menús y hasta saliendo en la tele. Los cocineros (adultos y no tanto) se han puesto de moda y han despertado el interés de los más pequeños por un oficio que, nada más y nada menos, se ocupa de darnos de comer. Delantales y sabores se funden con creatividad e inspiración para un resultado delicioso y prometedor que empieza en casa: los grandes cocineros de mañana están en camino. 

Antes de empezar a cocinar, atención madres, padres e hijos: asegurémonos de tener las manos limpias, el delantal bien atado, de tomar las precauciones necesarias con fuegos y objetos que puedan cortar y, al terminar, no olvidemos dejarlo todo limpio y recogido.

Sabiendo esto, podríamos empezar con hamburguesas con queso. Aliñemos bien la carne picada con sal, ajo molido y perejil, mezclemos con huevo y pan rallado, hagamos bolitas y aplastémoslas hasta conseguir el grosor que queramos. Después, al grill (o la sartén). Cuando estén listas, las montamos con queso, tomate, lechuga y salsas.  

Una actividad divertida es ensartar dados de carne o pollo y hacer unas ricas brochetas. Sabemos que sería más simpática si organizáramos una barbacoa al aire libre, pero habrá que esperar a que los termómetros nos acompañen. Mientras tanto, intercalemos un dado de carne con un trocito de cebolla y uno de pimiento rojo, hasta llenar todo el pincho, aliñemos al gusto, asemos y ¡buen provecho! Por cierto, para una elaboración dulce, usemos frutas (las que prefiramos) y acompañémoslas de una rica salsa de chocolate caliente. 

Es muy sencillo preparar unas brochetas de verduras.
Es muy sencillo preparar unas brochetas de verduras.

Decorar es un verbo perfecto para conjugar con niños (yo decoro, tú decoras, nosotros decoramos…). Desde echar la mozzarella y el tomate sobre la pizza hasta las glasas más coloristas para pintar galletas caseras (apuntemos en el calendario festividades, épocas y estaciones para hacerlas temáticas en formas e ingredientes). Crêpes y tortitas son otros dos buenos puntos de partida para adornar o rellenar; los primeros, por ejemplo, con queso, champiñones o jamón cocido y los segundos con sirope de chocolate.

La pizza margarita es muy fácil de preparar ayudados de los más pequeños.
La pizza margarita es muy fácil de preparar ayudados de los más pequeños.

Si nos animamos a hacer pasta en casa, los pequeños amarán amalgamar huevos, harina y sal y cortar la masa en los más diversos formatos, incluso rellenarla. No hay dogmas, sí libertad para combinar al gusto. Una que también nos permiten las ensaladas. ¿La clave? Elegir la base (brotes varios, lechuga, patata, arroz o quinua), encontrar sus compañeros (quesos, pollo, verduras, frutas, frutos secos) y coronar con un rico aderezo. Aquí ganamos todos en vitaminas, texturas y sabor.   

Máquina de pasta fresca.
Máquina de pasta fresca.

En el país de los olivos, aprovechemos para practicar el aceituningo, lo que es lo mismo, “tunear” las aceitunas. Nos lo cuentan como 35 chefs (entre ellos Pepe Solla, David de Jorge y Ángel León), quienes proponen ideas con inspiración marinera, picante o mediterránea en un completo recetario online.   

Aceitunas verdes de interior de Pepe Solla.
Aceitunas verdes de interior de Pepe Solla.

No se nos olvida el momento goloso, con los siempre geniales merenguitos (los podemos hacer de varios colores con colorantes de repostería) y las gominolas artesanales (de gelatina y frutas naturales). Aquí lo que cuenta, sin importar la edad o la destreza, es atrevernos a meter las manos en la masa. 


También te puede interesar

Guía de alimentos y bebidas

Guía de alimentos y bebidas

Descubre los mejores alimentos y bebidas que se producen en España y utilízalos en tus próximos platos. Productos gourmet para paladares exquisitos.