Restaurante 'Espai Sucre' (Barcelona)

La nueva experiencia Espai Sucre

Maestros pasteleros elaborando postres
Espai Sucre es el primer restaurante de postres del mundo. Foto: Facebook Espai Sucre.

El primer restaurante de postres del mundo, ubicado en el Born de Barcelona, renace en el mismo barrio con una nueva puesta en escena, dispuesta a brindar una experiencia gastronómica “tan formativa como lúdica” que precisa de la complicidad del cliente.

Vuelve Espai Sucre. El primer restaurante de postres del mundo recupera su esencia tras ese cierre anunciado el año pasado que tanto entristeció a los amantes de la cocina dulce elaborada con sentido y sensibilidad. Para su suerte y regocijo, el recambio ya está en marcha.

Sin moverse del Born de Barcelonael nuevo Essence ideado por el equipo fundacional de Espai Sucre regresa a los orígenes pedagógicos de su escuela con el objetivo de mostrar qué hay detrás del proceso creativo de cada plato y entender mejor cada bocado.

La razón de ser del restaurante siempre se sustentó en la capacidad del centro formativo de anteponer los postres a cualquier otra forma de cocina dulce, por lo que la evolución lógica del local requería un replanteamiento de su oferta.

Uno de los últimos postres: Pasion-café, "lemon-cress" y sorbete de keffir mentolado. Foto: Espai Sucre.
Uno de los últimos postres: Pasion-café, "lemon-cress" y sorbete de keffir mentolado. Foto: Espai Sucre.

La propuesta de los postreros Jordi Butrón y Xano Saguer sugiere un solo servicio al día para apenas una docena de comensales. “Los clientes que se sientan en nuestra única mesa disponen de las recetas, de todo lo que van a comer, y pueden interactuar con el menú degustación de principio a fin mediante diversas herramientas digitales”, avanza Saguer.

Hay “desde pantallas con proyecciones o tabletas” para la consulta teórica, hasta la puesta en práctica metiendo las manos en la masa. La información al alcance de toda la mesa está para ser compartida. Ya sea mediante una ojeada rápida o a través del envío al mail propio de las cinco recetas de cada plato del menú.

“Queremos que el cliente participe de la experiencia de forma activa y ya no solo como mero comensal”, explica Saguer. Al ubicarse en un espacio anexo a la Escuela Espai Sucre, el nuevo Essence facilita el acceso a la cocina “para que los comensales intervengan en la elaboración, el emplatado o el retoque final de un postre”, advierte el chef catalán.

Uno de los comedores del Espai Sucre
Así es el nuevo Essence. Render cortesía de Espai Sucre.

Abierta al público general, en lugar de emplazar estrictamente al profesional, la nueva experiencia promete noches de sutil dulzura y amor por la pastelería. Porque sin ésta, como tantas veces ha reconocido el propio Butrón, sería sumamente difícil explicar y materializar muchos procesos y técnicas culinarias. La precisión pastelera sumada al arte de la composición sobre el plato que distingue a la metodología Espai Sucre se complementan aquí de manera casi mágica.

La reserva de plazas –o “entradas”, como les gusta decir a sus impulsores– se realiza exclusivamente a través de la web del restaurante y el importe del menú se abona a priori, de forma que en el local no se produce ninguna transacción económica.

Tanto la experiencia como las armonías con bebidas se deciden al tiempo que cada cliente elige la fecha para la cena, que consta de cinco platos, “más los snacks del aperitivo y los petit fours de colofón”.

Será una experiencia gastrolúdica y formativa completa”, recalca Saguer, socio fundador de una marca que no solo ha creado escuela(s) en España, México y Colombia, sino que ha revalorizado la cocina dulce con saber y sabor. Los postreros más afamados del mundo –repartidos a su vez por medio mundo– han salido de sus aulas y los chefs de mayor renombre aún acuden a Espai Sucre para garantizar la calidad de sus cartas de postres.

'ESPAI SUCRE' -  Carrer Sant Pere Més Alt, 72 bis. Barcelona. Tel. 933 151 022

Te puede interesar...