Xaloc (hab. nº 122): Habitación única del 'Parador de El Saler' (Valencia)

La hipnótica contemplación del mar y los pinos esculpidos por el viento

El lujo de esta habitación tiene mucho que ver con su ubicación: en medio de un parque natural tan espectacular como El Saler. El salvaje paisaje dunar, los bosques de pinos doblegados por el Levante a su antojo, las aves que juegan ante tus ojos en coreografiadas bandadas y hasta el alfombrado verde del campo de golf. Así son las vistas de la habitación número 122, llamada Xaloc, desde su terraza, ya sea sumergido en el jacuzzi o contemplando el paisaje sin prisas.

La conexión es instantánea. Nada más entrar en la habitación única, la 122 del 'Parador de El Saler', te encaminas atraído hacia el enorme ventanal que da acceso a una naturaleza tan especial que cuesta dejar de mirarla. Estás en un oasis rodeado por el Mediterráneo y La Albufera, a solo 18 kilómetros de Valencia, aunque la sensación de aislamiento es total. Los golfistas juegan lentamente, dotando de movimiento a la postal en la que tú ya eres uno más.

Jacuzzi Parador El Saler
Xaloc, la habitación 122 del Parador de El Saler, brinda aislamiento y relax en un entorno único.

“Resulta comprensible que el cliente diga que no se quiere ir. Estamos en una habitación de 224 metros cuadrados, muchos clientes nos dicen que es más grande que su casa, y con una serie de atenciones y servicios que justifican que cueste tanto abandonarla”, explica Francisco Contreras, director del 'Parador de El Saler', mientras charlamos absortos con el horizonte.

Terraza Parador El Saler
Los pinos, el alfombrado campo de golf y, de nuevo, el Mediterráneo omnipresente.

Un desayuno servido en la habitación con delicadeza; cava o champagne para burbujear por dentro y por fuera cuando estás en el jacuzzi de la terraza; una cena reconfortante preparada por el equipo de cocina, con el chef José Antonio Alcarazo al frente. Casi cualquier deseo, lo hará realidad el atento personal de este parador.

Servicio Parador El Saler
El zumo de naranja en Valencia sabe mejor que en ningún otro lado, y más en este entorno natural.

“Siempre es agradable, después de cenar, acabar el día disfrutando de un jacuzzi en la terraza con tu pareja o con tu familia. El espacio es tan amplio y despejado que se está supercómodo. Lo que solicite el cliente, se le sube. Porque concebimos que está en su casa, con unas vistas maravillosas al mar Mediterráneo, a la piscina, al hoyo número 18 y al campo de fútbol. Y aunque no se ve desde aquí Mallorca, se intuye en la lejanía”, relata el director.

Desayuno Parador El Saler
A esto se llama empezar el día con buen pie.

Un aislamiento inmejorable

Y es que, aquí mismo, hay un cuidadísimo campo de fútbol frecuentado por equipos profesionales que buscan concentración y aire puro, desde la selección española a numerosos clubs extranjeros y nacionales para los que la privacidad es básica. “A los entrenadores les gusta seguir desde la terraza de esta habitación el entrenamiento, porque tienen una visión panorámica sobre el terreno y observan el juego desde otro ángulo”.

Entorno Parador El Saler
Una bandada de aves, en plena coreografía, entre los pinos doblegados por el Levante.

Xaloc es el nombre de esta suite privilegiada. El Xaloc -o Siroco- es un viento que viene del Sahara al que le gusta la velocidad. Un viento con personalidad para un espacio tan singular y que, junto con el viento de Levante, es responsable de retorcer y arquear los pinos, creando intrincadas figuras que parecen esculturas naturales en un museo al aire libre.

Vistas Parador El Saler
Se abre el telón: la piscina, las dunas y la playa desierta esperando solo para ti.

“Los arquitectos y los directores nunca nos llevamos demasiado bien, porque los arquitectos siempre buscan un diseño muy rompedor y nosotros buscamos algo más operativo. Pero lo cierto es que esta habitación nos ha puesto de acuerdo a todos. Entras y tienes un hall que puede ser perfectamente un despacho, un espacio muy agradable para la lectura, para estar fuera del dormitorio e, incluso, para colocar ahí esas camas supletorias para los chavales si queremos que la habitación se convierta en familiar”, explica el director del parador.

Golf Parador El Saler
Mires donde mires desde la habitación única, el paisaje resulta hipnótico.

Un gran cubo central separa el dormitorio del salón. En su interior está la bañera, la ducha y una zona amplia de lavabos, pensada para que la pareja pueda compartirlo con independencia. “¡La cama es una maravilla!”, exclaman los clientes tras pasar la noche. Damos fe de que es así.

'PARADOR DE EL SALER' - Avenida de los Pinares, 151. Valencia. Tel. 961 61 11 86.