Comer bien y dormir bien (todos estamos de acuerdo) son dos de los grandes deleites de la vida. Pero si a este par de placeres le sumamos además el amor, la oferta es prácticamente irresistible. Por eso para este San Valentín te proponemos una escapada en pareja a hoteles donde el lujo no solo está en la habitación sino también en la mesa, porque cuentan en sus instalaciones con algunos de los mejores restaurantes del país. Y si tras la cena queda tiempo libre, te proponemos también planes para conocer la ciudad donde se ubican.