Top 6

Seis faros para siete noches

Siete alojamientos de la península y de Canarias ofrecen la posibilidad de dormir alumbrados por un faro. Son hoteles situados en cabos legendarios, como Fisterra (Finisterre) o Creus, para amantes de las puestas de sol y los acantilados, de las olas poderosas, las playas salvajes y los cielos cuajados de estrellas donde, cada pocos segundos, se enciende una nueva. ¿O es otro faro? Para cenar, está claro: pescado.

El Far de Llafranc, Girona: Vistas de gaviota

A 169 metros sobre el nivel del mar, el faro de Sant Sebastià (1857) es un mirador como hay pocos en la Costa Brava. Desde aquí dominamos a vista de gaviota los potentes acantilados entre los que se acomodan las calas de Llafranc y Calella. Junto al faro se conserva una antigua casa de postas del siglo XVIII que daba servicio al camino de Francia por la costa. Una casa que sigue cumpliendo su cometido, ya que sus remozadas estancias albergan un restaurante donde se sirven ricos arroces, pescados y mariscos de la lonja de Palamós, y un hotel con nueve habitaciones decoradas en plan marinero. Además del faro, desde el hotel se ve todo el Empordà, el Pirineo al fondo y unas puestas de sol rojas-rojísimas, como trucadas con Photoshop.

El Far de Llafranc, Girona.
El Far de Llafranc, Girona.

 

Hotel Faro Jandía, Fuerteventura: El vigilante de la playa

Desde las terrazas del hotel Faro Jandía se contempla, más allá de la gran piscina en forma de lágrima, el faro de Morro Jable, un coloso blanco de 62 metros de altura que señala el punto más meridional de Fuerteventura. Inaugurado en 1996, el faro atalaya, al igual que el hotel, se halla en un valioso paraje natural, el Saladar de Jandía, muy cerca de una playa de 12 kilómetros, la del Matorral, de arena blanca y fina y de aguas aturquesadas ideales para nadar, bucear (en el llamado Veril Grande, frente al faro, o en el Veril Chico, a unos 200 metros), hacer windsurf (hay varias escuelas y puestos de alquiler) o absolutamente nada: sólo relajarse y disfrutar. Para más relax, el hotel dispone de un spa de uso gratuito, llamado Las Caricias del Faro

Hotel Faro Jandía, Fuerteventura.
Hotel Faro Jandía, Fuerteventura.

 

Farol Hotel, Cascais: Destellos de diseño

Junto al elegante faro azul y blanco de Santa Marta, inaugurado en 1868, se levanta el Farol Hotel, una casa decimonónica, propiedad en su día del conde de Cabral, que ha sido modernizada por Ana Salazar, António Augustus, Arkadius, Fátima Lopes, Miguel Vieira y otros famosos diseñadores de moda lusos. Es un rincón de puro capricho y rabioso diseño contemporáneo en una de las más bellas localidades de la costa portuguesa, con piscina al borde del mar y dos restaurantes para alternar: The Mix (cocina de fusión mediterránea) y Sushi Design (japonés). La torre luminosa, aún en funcionamiento, alberga desde 2007 un museo sobre los faros.

Faro Hotel, Cascais.
Faro Hotel, Cascais.

 

Semáforo de Bares, A Coruña: Más al norte, imposible

En la punta más septentrional de la Península, se encuentran el faro de Estaca de Bares y un hotel de solo seis habitaciones, pero de vistas infinitas, subyugantes, que abarcan por el oeste hasta el cabo Ortegal y por el este hasta la punta Roncadoira, en la ría de Viveiro. Es la Galicia de los acantilados más altos, de las playas más salvajes y de los mejores percebes. Situado a 210 metros sobre el mar, el Semáforo de Bares fue hasta los años 60 del pasado siglo un observatorio militar desde el que se vigilaba a los barcos y se les hacía señales con banderas. En la suite, que ocupa un edificio octogonal con ventanas abiertas a todos los vientos, el huésped se siente alto y poderoso, como un almirante en la torre de un portaaviones.

Semáforo de Bares, A Coruña.
Semáforo de Bares, A Coruña.

 

Cap de Creus, Girona: La costa más brava

El cabo de Creus, principio (o final, según se mire) de los Pirineos, es un sobrecogedor paraje lunar azotado por el gregal, el mistral y la tramontana: la costa más brava de la Costa Brava. Tan es así, que aquí se rodó la película La luz del fin del mundo (1971), cuya acción discurre en las tempestuosas soledades del cabo de Hornos. Pero es también, cuando el viento calla, un museo de horizontes líquidos que deja en borroncillos los que pintaba Dalí en el cercano Portlligat. Hace 20 años, el inglés Chris Little se enamoró de esta esquina del mapa, compró la vieja casa de carabineros junto al faro y montó una hospedería y también un restaurante de aires bohemios donde hace buenos arroces y pescados frescos.

Cap de Creus, Girona.
Cap de Creus, Girona.

 

Ifa Faro de Maspalomas, Gran Canaria: Seguro de sol

El hotel Ifa Faro está en un lugar difícil de mejorar: en la playa de Maspalomas, entre las famosas dunas (un Sáhara en miniatura, de 400 hectáreas) y el no menos famoso faro de 60 metros de altura que desde 1890 baliza la costa sur de Gran Canaria. La silueta del faro recortándose contra el cielo dorado del atardecer es una de las fotos más repetidas y un símbolo de la isla. Además de las puestas de sol en primera línea, los habituales del hotel valoran la extrema amabilidad del personal y la calidad del bufé. Se deben reservar habitaciones con vistas al mar, hacia la parte del faro o hacia las dunas. Por lo que no hay que preocuparse es por el sol, que está prácticamente garantizado (solo llueve diez días al año).

Ifa Faro de Maspalomas, Gran Canaria.
Ifa Faro de Maspalomas, Gran Canaria.