Alojamientos

Hoteles de paso (o no) en Castilla-La Mancha

Tanto para llegar al Mediterráneo como para hacer una escapada al norte, en muchas ocasiones el trazado de carreteras estatal nos lleva a circular por Castilla-La Mancha, un lugar donde sería pecado pasar de largo. Te proponemos 5 hoteles perfectos para descansar en tu ruta, relajarte en el spa y, de paso, llevarte grandes paisajes en la retina.

Hotel La Casa del Rector, Ciudad Real

Si pasas por Castilla-La Mancha en dirección al sur, hacia Granada por ejemplo, seguramente circules por la A-4, de la que tendrás que desviarte algo menos de 40km para llegar a la bella Almagro, donde sobran los motivos para quedarse a hacer noche. Un buen alojamiento aquí es La Casa del Rector, un hotel donde se combinan a la perfección modernidad y tradición.

Las estancias del complejo se dividen en tres espacios, cada uno de ellos con un estilo completamente distinto: rústico, moderno y de diseño. Entre las sorpresas que nos reserva la estancia, una pequeña galería de arte permanente y un circuito de spa con sesiones de hidroterapia y cromaterapia.

A escasos metros del hotel se sitúa su restaurante, El Corregidor, donde podemos probar la auténtica cocina manchega con platos como los exquisitos canelones de berenjena con crema de alcachofas. En Almagro, no podemos perdernos su Plaza Mayor porticada y su famoso corral de comedias, el único del siglo XVII que se conserva activo en toda Europa. 

Hotel La Casa del Rector.
Hotel La Casa del Rector.

 

Palacio del Infante Don Juan Manuel, Cuenca 

Quienes viajen hacia el sudeste, en dirección a Murcia y sus increíbles playas, pueden hacer una parada a su paso por Cuenca. Si circulamos por la AP-36 solo tenemos que desviarnos unos 20km para llegar hasta Belmonte, donde encontramos un alojamiento digno de reyes. Se trata del hotel Palacio del Infante Don Juan Manuel, ubicado en un antiguo monasterio que fue a su vez la primera fortaleza de la villa. Pasear por este hotel es hacer un viaje al pasado ya que el proceso arquitectónico de reforma ha sido muy respetuoso con el edificio original. A sus estancias amplias y señoriales se suma su irresistible spa y una más que sugerente oferta gastronómica.

Regalo de la casa son las vistas hacia el impresionante castillo de Belmonte, visita inexcusable en este municipio. Se trata de una fortaleza del siglo XV que ha sido totalmente restaurando y reconvertido en museo. Si tenemos suerte, quizás nuestra visita coincida con una de las jornadas de recreación histórica que se celebran, dignas de una película de caballeros y princesas.  

Hotel Palacio del Infante D. Juan Manuel.
Hotel Palacio del Infante D. Juan Manuel.

 

Real Posada de San Salvador de Atienza, Guadalajara

Partiendo desde el centro de la península hacia el nordeste (Zaragoza, los Pirineos, Barcelona…) podemos hacer un descanso en la provincia de Guadalajara. Si circulamos por la A-2, tenemos que desviarnos unos 40km, pero la inversión valdrá la pena cuando lleguemos a nuestro destino de descanso: Atienza. Aquí nos espera una villa medieval de película, cuyo casco histórico ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

El hotel donde nos alojaremos está a la altura del entorno. Se trata de laReal Posada de San Salvador, levantada sobre un antiguo edificio señorial del siglo XVIII. El hotel tiene solo 7 habitaciones y cada una de ellas una auténtica suite, con hidromasaje y algunas de ellas incluso chimenea. Además de sus destacados jardines, con una pequeña piscina incluida, una de las peculiaridades del lugar es que cuenta con su propio museo de instrumentos musicales, con cerca de 300 piezas –a cada cual más curiosa- de todas las épocas y lugares del mundo. Sólo para huéspedes y bajo petición expresa. 

Real Posada San Salvador de Atienza.
Real Posada San Salvador de Atienza.

 

Cañitas Spa, Albacete

Si partimos desde el norte en dirección a Valencia podemos hacer una parada a nuestro paso por Albacete. Una buena alternativa es el hotel Cañitas donde, además de cama tenemos spa. Si circulamos por la A-3, tenemos que desviarnos de la ruta unos 40km hasta llegar a Casas-Ibáñéz, un municipio de apenas 5.000 habitantes.

El hotel, que cuenta con solo 8 habitaciones, combina a la perfección el respeto a un edificio señorial del siglo XX con una decoración moderna. Podría quedarse simplemente en un alojamiento confortable, ideal para estancias cortas, pero su oferta de spa, con sauna incluida, le da un importante valor añadido porque nos permite el máximo descanso después de un viaje largo por carretera. Su ubicación es ideal para conocer la comarca de la Manchuela y dos de sus rincones naturales más bellos, las hoces de los ríos Júcar y Cabriel. En ambos casos los ríos fluyen encajados entre cañones verticales, lo que nos regala una de las imágenes más sorprendentes de Castilla-La Mancha. 

Hotel Cañitas Spa.
Hotel Cañitas Spa.

 

Hotel La Salve, Toledo 

Para ir hacia el interior de España, hacia Extremadura, por ejemplo, también es probable que debamos pasar por esta Comunidad Autónoma. Si circulamos por la A-5, tendremos que desviarnos apenas 15km hacia Toledo para llegar a Torrijos, donde nos espera el hotel La Salve. Se trata de una típica finca manchega combinado con un edificio de nueva construcción, con grandes jardines, piscina y spa propio, ideal para reponernos de un viaje de larga distancia. Además de disfrutar de las sesiones de hidromasaje y  tratamientos corporales, podemos degustar la excelente gastronomía local en su restaurante El Rebollo.

En el exterior, la oferta turística es inmensa. En el mismo Torrijos merece la pena concoer su Iglesia-Colegiata, todo un ejemplo de arquitectura plateresca y el Palacio de Pedro I El Cruel, del siglo XVI. Muy cerca de aquí se encuentra La Puebla de Montalbán, donde existe un museo dedicado a una de las obras cumbre de nuestra literatura, La Celestina, ya que en este municipio nació su autor, Fernando de Rojas. A escasa media hora en coche desde Torrijos nos espera, por supuesto, la increíble ciudad de Toledo con su inmensa riqueza arquitectónica y patrimonial. 

Hotel La Salve.
Hotel La Salve.