{{title}}
{{buttonText}}

Cueva del Viento

Icod de los Vinos, Santa Cruz de Tenerife

Compartir

Avanzamos en silencio, hacia el centro de la Tierra. Según caminamos, la luz del exterior se va desvaneciendo, de modo que nos movemos casi a oscuras, sólo iluminados por la luz artificial y oscilante que nos permite ver los extraños relieves de las paredes. Somos un grupo reducido, pero nuestros pasos parecen multiplicarse por el eco de la gruta. De pronto, algo nos toca la cara y nos sobresaltamos; algo fino, como una caricia, pero inquietantemente inesperado entre tanta negrura. Entre las risas nerviosas de nuestros acompañantes, descubrimos que ha sido simplemente una de las raíces que cuelgan sobre la gruta como cortinas. Estamos en la Cueva del Viento, el quinto tubo volcánico más grande del mundo, sólo por detrás de cuatro que hay en Hawaii. Su estructura, con tres niveles, es la única conocida de esta clase, y aún queda mucho por descubrir de ésta.

Se formó hace 27.000 años por la erupción del volcán Pico Viejo, junto al Teide, por una combinación de aire y lava a diferentes temperaturas y grados de solidificación, que permite que hoy podamos caminar por sus, de momento, 18 kilómetros de longitud en una ruta realmente excepcional. En esta cueva se han encontrado restos de especies ya extintas, como lagartos o ratas gigantes, y otros animales que viven ahora en su interior, adaptados a la completa oscuridad y que encuentran alimento en las raíces que se cuelan entre las rocas, la única parte de las plantas que sobreviven aquí, sin luz. Estos animales han evolucionado para adaptarse a estas condiciones extremas, hasta el punto de que ya no podrían vivir de otra manera.

Afortunadamente, podemos volver de nuestro viaje al centro de la Tierra tal como llegamos, por nuestro propio pie, y no siendo escupidos por la erupción de un volcán, como en la novela de Julio Verne.

Contacto

Localización

Camino los Piquetes, 27, 38438 Icod de los Vinos, Santa Cruz de Tenerife