Pasión Viviente de Balmaseda

Pasión Viviente de Balmaseda

Pocas expresiones culturales llaman tanto a la emoción y al recogimiento como las que se producen en Semana Santa. Pero hay algunas que dejan una especial huella. Es el caso de la Pasión Viviente de Balmaseda. Sin duda, una de las más impresionantes. Y lo es, no solo por la entrega de todos los balmasedanos, que se involucran en su preparación con muchos meses de antelación, sino porque el escenario en el que se recrean los últimos días de Cristo en la tierra es único: su casco histórico. Las calles de la villa más antigua de Bizkaia, junto a una cuidadísima caracterización de los protagonistas de esta Pasión, hacen que los espectadores queden absolutamente sobrecogidos por el realismo de las escenas. Esto es precisamente lo que ha hecho que esta cita se haya convertido en imprescindible para miles de personas de las más variadas procedencias. Todo comienza al caer la noche del Jueves Santo. Entonces, el pueblo se transforma y cientos de actores comienzan a dar vida a los episodios más emblemáticos de la Pascua. No hace falta imaginar la Última Cena, ni la oración en el Monte de los Olivos; tampoco el apresamiento de Jesús, el juicio ante Pilatos o las estaciones del Vía Crucis. Es tal el realismo de la puesta en escena de esta Pasión Viviente, que se tiene la sensación de haber viajado en el tiempo 2.000 años atrás. Y, por más que todos sepan el desenlace de la historia, el momento de la Crucifixión, en el Viernes Santo, sigue estremeciendo a todo el público asistente.

Contacto

Martin Mendia Kalea, 2, 48800 Balmaseda, Bizkaia
946802976
http://viacrucisbalmaseda.com/