Altzo

Altzo

Información turística: 943652413

Web información turística

Altzo es una bonita localidad guipuzcoana, situada en la comarca de Tolosaldea, de apenas 400 habitantes. El pueblo, localizado entre verdes montes y valles, se encuentra dividido en dos núcleos: Altzo Arriba (Altzo Muño) y Altzo Abajo (Altzo Azpi). Ambos núcleos se prestan a paseos en los que disfrutar de los preciosos caseríos locales y vistas y del reducido pero interesante patrimonio cultural del pueblo.

Así, en Altzo Muño destaca la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, construida entre 1537 y 1717,  con una portada de estilo gótico isabelino y una torre campanario adosada a uno de sus laterales. También aquí se encuentra la Casa Consistorial, con una triple arcada en su acceso. En esta zona del pueblo se pueden visitar algunos de los caseríos mejor conservados de Gipuzkoa, entre los que destaca, por  antigüedad y belleza,  el Etxeberri, que data del siglo XVI.

Situada a cierta distancia del núcleo urbano, merece la pena acercarse a la ermita de Santa Bárbara, que, al parecer, en su día ejerció las funciones de primitiva parroquia y a donde, hasta hace pocos años, acudían las madres cuyos hijos padecían dificultades en el habla o al andar. 

En Altzo Azpi, por su parte, se encuentran la  iglesia de San Salvador (s.XVI), construida sobre un antiguo templo románico, y el molino de Altzo, que tiene, como peculiaridad, ser el único de toda Gipuzkoa con forma de barco.

La figura más ilustre de la historia de este municipio ha sido Miguel Joaquín de Elicegui, El Gigante de Altzo, nacido en 1818 y que a causa de una enfermedad llegó a medir 2 m 40 cm de altura. Sus increíbles medidas le llevaron a exhibirse por toda Europa bajo el nombre de El Gigante Vasco. En su gira llegó a presentarse ante la Reina Isabel II de España y la Reina Victoria I de Inglaterra. No le fue mal en su periplo, en el que hizo bastante fortuna pero, finalmente, cansado de ser tratado como un fenómeno circense, decidió volverse a Altzo, donde terminó sus días en 1861. En la entrada del caserío en el que nació, Ipintza Handi, se encuentra una escultura hecha en relieve con sus medidas reales.