{{title}}
{{buttonText}}

Colmenar Viejo

Belleza a los pies de la montaña

Compartir

Colmenar Viejo mira a las montañas y al aire fresco por un lado, y a Madrid, tan cerca y tan lejos, por otro. Son muchos quienes acuden hasta aquí para poder desconectar del estrés de la ciudad, a realizar diversas rutas para admirar el bello entorno natural que rodea a la población.En estas excursiones muchos quedan embelesados al ver el Puente del Grajal, maravilla de la ingeniería musulmana construida en granito que resulta un paso obligado para los senderistas, quienes lo cruzan y admiran por igual, atrapados por la magia del paisaje en el que se encuentra.

Colmenar Viejo cuenta con importantes restos de la etapa visigoda, como se puede ver durante la visita a los yacimientos de Navalvillar y Navalhija. En ellos, los visigodos construyeron varios núcleos de población para poder desarrollar cómodamente su vida diaria. Destaca especialmente la Fuente del Moro, un vestigio funerario a través del cual podremos comprobar in situ los ritos funerarios llevados a cabo por la civilización visigoda que se instaló en Colmenar. 

La villa cuenta además con un importante patrimonio religioso. Una muestra de ello es la impresionante Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, cuya vetusta torre permanece inalterable desde el siglo XVI. El interior guarda una importante representación del arte sacro madrileño, como puede verse en su altar mayor decorado con las escenas más representativas de la vida de la Virgen María como fue la Anunciación o la Adoración de los Reyes Magos a Jesús. Las gárgolas vigilan desde fuera las cuestas de un municipio que se extiende de arriba a abajo y que mezcla pueblo y urbanizaciones con naturalidad.