Cunit

Una llanura de playas, un océano de bosques

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Último en su comarca, el mar y la montaña se rifan su tierra, la de un municipio que sabía qué era existir incluso en los albores del 3.700 a.C. Siete espigones hacen reconocer su litoral desde lejos, allí donde el Mediterráneo posa cómodamente. Cunit agrega a la palabra descanso el significado de sol, aguas atractivas, cala extendida en 2,7 kilómetros y paseos en bicicleta o a pie por la Serralada. Mientras, recuerda su prehistoria en el yacimiento ibérico de Fondo del Roig y en la Cueva de l’Avenc de Sant Antoni; se asoma a la huida de masas desde la Playa de Cunit y el resto de paseo marítimo; respira silencio y tranquilidad en la Sierra del Puig de Tiula; firma patrimonio histórico en el castillo, en la iglesia de San Cristóbal, en la plaza de Casal (o plaza de Cataluña) y en las masías de Cal Pla, Can Torrents, Mas Peirot, Vilaseca, Masía de Puigdetiula y en la Masía San Antonio. Lo mejor es que no duda en echar la casa por la ventana en la Fiesta Mayor de Invierno a San Sebastián, en la Xatonada popular de febrero, en la Mitja Marató de Cunit (Media Maratón de Cunit), de marzo, y en la Castanyada, de octubre, mientras degusta un arroz caldoso de pescado, el all cremat de rape, el garrofín o el xató o xatonada... Sin parar nunca, eso sí, de dar lo mejor.

Contacto

Localización