Icod de los Vinos

Icod de los Vinos

Información turística: 922869600

Web información turística

El nombre de Icod tiene procedencia aborigen, pero “de los vinos” se lo añadieron después. Y no fue por nada: en sus tierras crece la vid desde que en el siglo XVI la trajeran los colonos españoles. Siempre fue una potencia económica de la zona, desde que el mismo conquistador de Tenerife situara aquí sus ingenios de azúcar. Hogar del Drago Milenario y fiel guardián de éstas y otras especies endémicas y protegidas, Icod de los Vinos ocupa un territorio serpenteado por barrancos que baja desde la ladera del Teide hasta el Atlántico, al norte de la isla de Tenerife. Además de admirar su variada naturaleza, marcada por el origen volcánico de la zona, es una delicia pasear por sus cuidadas calles y plazas, llenas de monumentos y casas señoriales, rodeados de vegetación propia de estas latitudes. Por si esto fuera poco, desde aquí se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de la cara norte del Teide, conformando parte del Parque Natural de la Corona Forestal y del Parque Nacional del Teide. Vino, playa, el patrimonio artístico de la Iglesia de San Marcos, paseos agradables en la naturaleza y por el pueblo… No hay más que añadir, Señoría.

Sólo permanece un convento de los tres que hubo en Icod, el convento franciscano del Espíritu Santo, muy importante en el desarrollo cultural de la zona. En su interior llama la atención una estatua del dios Neptuno, enviada por unos viajeros italianos que naufragaron aquí y a los que los franciscanos salvaron y acogieron.

Planes Cercanos

Planes en Icod de los Vinos

Ver todos