{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Iznatoraf

Calles estrechas y floridas

Compartir

Para ascender a Iznatoraf, también conocido como Torafe, hay dos carreteras que comunican con la N-322. Una vez se ha recorrido cualquiera de ellas hasta llegar arriba y uno se ha librado de la presión en los tímpanos, se encuentra con el silencio, con una tranquilidad casi celestial. La calle Cava ofrece unas vistas impresionantes en esta localidad, que ostenta las mejores panorámicas de Jaén, sin contar a Úbeda y Baeza. Desde la cima se puede apreciar tanto Villanueva del Arzobispo, un pueblo colindante, como la sierra de Cazorla. Por los restos de la muralla y el enclave tan elevado donde se encuentra, algunos historiadores han considerado la posibilidad de que en él hubiera un castillo. Las puertas y arcos de la muralla, sobre todo la del Pozo de la Nieve, es capaz de regalar unos atardeceres increíbles.
En la calle de San Fernando se halla la iglesia de la Asunción, con ese aspecto robusto e imperecedero, pretendiendo acaparar todas las miradas de los transeúntes que paseen por el centro de Iznatoraf. Muy cerca de la misma existe una estatua dedicada a Fernando III.
De este municipio jienense destaca su gastronomía, con dos platos tan sabrosos como espectaculares: el ajo morcilla y los buñuelos de viento, la pitanza siempre necesaria para disfrutar de un lugar en el que uno se puede extraviar entre el bello y vistoso colorido de las plantas y flores que adornan las estrechas calles. La mezcla de sensaciones perdurará, si lo visitan, en sus memorias.

Contacto