{{title}}
{{buttonText}}
1 /

La Portella

Tumbas medievales en la roca

Compartir

A escasos 15 kilómetros de la capital, La Portella es un municipio integrado a la comarca del Segrià desde 1989 que ofrece un entorno de calma a la ribera del río Noguera Ribagorçana. Su casco urbano se extiende sobre una planicie, en una vertiente inclinada hacia el río. Es, pues, una tierra de barrancos y paisajes ligeramente abruptos en pleno llano.

La población fue villa amurallada y abre su casco viejo en torno a la iglesia de Sant Pere. En su pequeño centro destaca el Casal de los Teixidor, también conocido como Casa Gran, de estilo neoclásico.A tres kilómetros del núcleo urbano, en la partida de Escalç, se encuentra una necrópolis medieval de 56 tumbas del primer milenio excavadas en la roca.

Los vecinos, dedicados al cultivo de perales, manzanos y melocotones en sus fértiles tierras de regadío, se reúnen en las fiestas del Sant Crist a principios de marzo. De la fiesta destaca el encuentro en torno a la popular Cassola, el plato típico local. 

Contacto