Meis

Meis

Información turística: 986712001

Web información turística

En el interior de la comarca del Salnés, Meis se extiende desde lo alto del monte Castrove hasta la ribera del Umia. Cuenta con numerosos atractivos, pero sobresale la Ruta da Pedra e da Auga, con final en el monasterio de Armenteira, una ruta de casi siete kilómetros por el cauce fluvial del río Armenteira, de gran valor etnográfico por sus cincuenta y un molinos restaurados. Uno de ellos, O Muíño da Casa, acoge el Centro de Interpretación dos Muíños, donde se pueden conocer las partes y el funcionamiento de un molino hidráulico. A lo largo de la ruta, una buena parada es A Aldea de Pedra, que representa a escala real y en granito la vida antigua en el rural gallego.

El monasterio cisterciense de Armenteira y su iglesia, del siglo XII, se ubican en el valle del río del mismo nombre y al abrigo del monte Castrove, con un impresionante rosetón central en su fachada. El monasterio está habitado por una comunidad de monjas de la misma orden. Dispone de hospedería (14 habitaciones dobles) y tienda con productos propios.

Cuenta además Meis con la playa fluvial de Pago Negro en el río Umia, un campo de golf y el Centro BTT O Salnés, que ofrece 10 rutas para hacer en bicicleta de montaña. Las hay de todos los niveles, pero algunas son exigentes para hacer la subida al monte Castrove.

En cuanto a la gastronomía, A Festa dos Callos, que se celebra el domingo más cercano al 11 de julio (San Bieito) y A Festa da carne de Potro, el 15 de agosto, con motivo de la Feria del Caballo, ambas en el campo de la feria en la capital del Concello, en Mosteiro. En cuanto a la arquitectura civil, hay varios pazos significativos, como A Saleta con sus jardines de camelias, Quintáns, A Bouza, Pomariño o Caticovas. No podían faltar en la zona varias bodegas de la denominación de origen Rías Baixas.

La presencia de Valle Inclán: en la década de los 60, Carlos Valle-Inclán, hijo del famoso escritor, llegó a Armenteira en busca del lugar que inspiró a su padre Aromas de Leyenda. Allí comienza a concebir el sueño de reconstruir el monasterio. Con un grupo de amigos funda la asociación ‘Amigos de Armenteira’ y, poco a poco, lleva a cabo gran parte de la reconstrucción, que permite a un grupo de monjas procedentes del Monasterio de Alloz, en Navarra, restaurar la vida cisterciense en el cenobio.

Planes en Meis

Ver todos