Ontígola

Ontígola

Información turística: 925142041

Web información turística

Puede parecer a primera vista que no hay nada de interés en Ontígola, en el oeste de Toledo, a un paso de Aranjuez (Madrid), con un casco urbano sin edificios de gran valor arquitectónico y una iglesia en estado de ruina, en lento proceso de restauración desde 2016. El resto del trazado se completa con numerosas urbanizaciones modernas, que han ampliado el censo del pueblo sin dotarlo de personalidad ninguna, pero no hace falta.

Resulta suficiente con lo que ofrecen los alrededores, pura magia de la historia. En la cima de un cerro que se levanta sobre el Tajo, y a once kilómetros del pueblo (más de media hora en coche, por caminos), aparece la imponente silueta del castillo de Oreja, que permanece en pie a duras penas desde los tiempos de la Reconquista. Los almorávides se apoyaron en él durante la sangrienta batalla de Uclés (1108) y luego fue recuperado por Alfonso VII en 1139. De aquella época queda en pie una gran torre y restos de muralla, así como parte de una iglesia y un aljibe.

Cerca quedan las ruinas de la población fantasma de Oreja. Desde allí arriba, lugar de silencio e historia concentrada, las vistas de toda la vega del Tajo resultan espectaculares.

Desde el castillo de Oreja puede verse el llamado mar de Ontígola, un embalse creado para regar los jardines de Aranjuez y que hoy en día, de hecho, está en territorio de la Comunidad de Madrid.