{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Pradoluengo

Mantas, boinas y calcetines

Compartir

Hasta hace unas décadas, Pradoluengo tenía una importante industria textil y era una localidad famosa por sus paños, mantas, la boina y el calcetín. En el pueblo quedan muchos vestigios de esa actividad: batanes, ramblas, telares, hilaturas. Y edificios que muestran su pasado boyante, con impresionantes casas de indianos, la plaza de toros, el quiosco de música, las antiguas escuelas Adolfo Espinosa, de 1921, el teatro Cinema Glorieta y el Mercado Municipal, de 1928, recomendable para comprar buenos productos locales.

Tampoco hay que pasar por alto la Casa Consistorial y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y las ermitas de San Roque, San Bartolomé y San Antonio. La naturaleza la rodea por los cuatro costados: se puede seguir la senda de Los Batanes, el desfiladero de Garganchón, el sendero Bagadía, el nacedero del río Oropesa, el pinar del Regoluna o disfrutar de actividades en el pantano del Arlanzón y en la pineda de la Sierra.

Contacto