{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Quintanapalla

Boda real y un vuelo histórico

Compartir

Este pequeño pueblo burgalés acumula anécdotas de la crónica social de distintas épocas históricas. La villa fue el lugar elegido por Carlos II y María Luisa de Orleans para verse por primera vez en noviembre de 1679 tras su boda por poderes. Y cada mes de agosto, el pueblo revive la historia con un boda interpretada por los vecinos que se escenifica en el pórtico de la iglesia de San Esteban. Y en 1911 vivió la aventura de la primera carrera aérea Madrid-Paris, que tuvo un incidente que le colocó en las noticias del momento. El piloto francés Jules Vendrines tuvo que aterrizar en Quintanapalla por problemas técnicos y aquella parada fue todo un acontecimiento para el pueblo. El aviador continuó su aventura hasta llegar al aeropuerto de Getafe pero su recuerdo quedó presente en la villa, tanto que el pueblo quiso inmortalizar este episodio erigiendo un monumento con el busto de Vendrines en la puerta de la Casa Consistorial.

El pueblo cuenta con las rutas La Vía de Italia o Camino de los Romanos y La dehesa de Quintanapalla, plagada esta última de hayas, arces, olmos y robles centenarios, así como de especies de jabalíes, zorros, corzos y numerosas aves.

 

Contacto