{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa Gadea del Cid

Tras las huellas del medievo

Compartir

Su estratégica situación entre la frontera de los reinos de Castilla y Navarra la hizo adquirir su nombre, llamándose Santa Gadea de Término en el siglo XII para honrar a la santa a la que se dedicaba su iglesia juradera. Más tarde, a mediados del siglo XIX, se la apodó del Cid para diferenciarla de la otra villa de igual nombre, la del Alfoz. El conjunto de la localidad fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) como Conjunto Histórico en abril de 1973, por su deliciosa plaza porticada, la Puerta de la Encima y de las Eras, el castillo, la iglesia de San Pedro, las murallas y dos antiguas puertas de la muralla torneadas del siglo XV con doble arco apuntado y escudos. Igualmente, en octubre de 1991, fue considerado el Monasterio del Espino en la categoría de Monumento, con su talla de la Virgen del Espino de época gótica, y en donde hay posibilidad de hospedarse. 

La villa posee también la ermita de las Eras, del románico de finales del siglo XII, y desde ella se pueden hacer multitud de rutas como la Ruta de Miranda de Ebro y los Montes Obarenes, la de los Desfiladeros del Ebro o las Hoces del Sobrón, todas ellas señalizadas. Con tanto por ver no hay que descuidar la gastronomía. En Santa Gadea se pueden degustar muchos de los platos típicos de Burgos donde no faltan los asados, la morcilla, el queso, los dulces y los vinos.

 

Contacto

Localización