{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Támara de Campos

Un órgano celestial

Compartir

Esta villa tiene bien merecida la calificación de Conjunto Histórico-Artístico por su espectacular patrimonio arquitectónico, en el que destacan el hospital de San Juan de Jerusalén, algunas casas nobles, la iglesia de San Hipólito El Real –también BIC–, el monasterio de San Miguel y los restos de la muralla medieval. 

Támara se encuentra en el noreste de Palencia y enclavada en la comarca de Tierra de Campos. Años después se convirtió en una de las llamadas Nueve Villas de Campos y a finales del XII o principios del XIII vivió su mayor esplendor al levantarse un hospital de peregrinos, dada su proximidad al Camino de Santiago. Hay que recrearse y dedicarle tiempo a contemplar las joyas que atesora la iglesia de San Hipólito (BIC), empezando por la impresionante torre de la escuela de Juan Herrera. Dentro, todas las miradas se fijan en el órgano, que aparece como levitando sobre una columna de madera, lo que aporta un sonido único. Figura entre los mejores órganos barrocos de la provincia y sus conciertos de verano son una delicia. Tampoco hay que pasar por alto la magnífica rejería, la sillería y el impresionante retablo barroco.

Tras la visita, la plaza invita a sentarse en la terraza del bar y tomar el aperitivo rodeado de tanta belleza. Enfrente, en lo alto se puede ver la espléndida espadaña de la ermita Santa María del Castillo (BIC), que ahora acoge salas municipales y un pequeño museo etnográfico. Los cielos desde este mirador son impresionantes, gracias a la escasa contaminación lumínica.

 

Contacto