{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Torrecilla del Monte

La vida tranquila

Compartir

A poco más de 10 km de Lerma, por la N-I, se llega a Torrecilla del Monte, un pueblo agrícola, rodeado de montes, que cuenta con un bar junto al ayuntamiento, en la plaza Mayor, donde se reúnen todos los vecinos que apenas llegan a 50 en invierno. A pesar de ello, es uno de los pocos pueblos que no está perdiendo población, incluso ha visto nacer varios niños en los últimos años. Todo lo contrario que sus vecinos Cardeñuela de Valzalamio e Hinojosa, ya despoblados y que se pueden ‘visitar’ haciendo una agradable ruta circular señalizada desde Torrecilla del Monte.

El pueblo posee las tradicionales bodegas donde los vecinos siguen elaborando su propio vino. También tiene algunas comerciales en las que se pueden probar los vinos DO de Arlanza. Todas se concentran alrededor de la calle de las Bodegas, que se encuentra detrás de la iglesia parroquial de Santiago Apóstol. Esta conserva una hermosa portada románica protegida por un pórtico y una torre espadaña que da nombre al pueblo.

Localización